El departamento de Calidad y Seguridad Alimentaria de la Patronal de Hostelería de Madrid ha creado una guía para preparar los bares y restaurantes de la comunidad para su reapertura tras la crisis por coronavirus. Según ha afirmado la patronal en un comunicado, la guía ya ha sido puesta en conocimiento de la Comunidad y el Ayuntamiento.

La guía diferencia tres fases: la preapertura, la puesta en marcha del negocio y la post-apertura. En ella figuran medidas como la prohibición del uso de teléfonos móviles o de salir a fumar para los trabajadores, así como la separación entre mesas o la necesidad de desinfectar el suelo de las terrazas después de cada servicio.

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado varias propuestas a la Mesa de hostelería y ocio de CEIM durante una reunión en la que han estado presentes Begoña Villacís, el delegado de Economia, el de Desarrollo Urbano y la delegada de Coordinación Territorial).

Según el Consistorio, la reunión "ha ido muy bien" y los hosteleros han acogido muy bien estas propuestas y han pedido más espacio para terrazas porque temen que la gente tenga miedo de ir a espacios cerrados y esta sea su única vía de salvación.

Propuestas del Ayuntamiento

El Ayuntamiento propondrá que si la temporada de terrazas va del 31 de marzo al 31 de octubre se alargue este año hasta el 31 de marzo de 2021 con la finalidad de que los hosteleros puedan intentar compensar las pérdidas de los meses que han estado cerrados. Además, el Consistorio devolverá la tasa de las terrazas que ya habían pagado muchos negocios y les rebajará la tasa un 25%.

Además, el Ayuntamiento no descarta que estas terrazas puedan ocupar más espacio. Se trata de una medida en estudio que no implicará, en ningún caso, que se pueda aumentar el número de mesas, sino que busca garantizar la distancia entre clientes con la finalidad de prevenir posibles contagios.

Por otro lado, la Patronal hostelera ya ha creado un documento para que todos los negocios puedan guiarse en la reapertura y, según afirman, ya está siendo estudiado por el Consistorio. Esta es la guía propuesta por la Patronal de Hostelería de Madrid:

Preapertura

Antes de abrir el negocio se necesitará realizar una limpieza y desinfección en profundidad del mismo. También, destaca el comunicado, se podrá readaptar el horario y la oferta gastronómica a las nuevas circunstancias

Antes de levantar la persiana al público, se tendrá que revisar la maquinaria de frío y el stock de productos no perecederos del local. Además, habrá que revaluar la carta y el personal operativo para trabajar.

Los hosteleros tendrán que tener en cuenta la incorporación de proveedores de equipos de protección individual como mascarillas, guantes de nitrilo o vinilo, mamparas, pantallas, desinfecciones del local o equipos de ozono. Lo mismo ocurrirá con los clientes, a quienes habrá que informar sobre el nuevo protocolo.

Funcionamiento

Vestuarios y entrada de personal

Los trabajadores tendrán que utilizar ropa y calzado de trabajo específico. El uniforme estará limpio cada día y entre los trabajadores se impulsará el lavado de manos y será obligatorio el uso de mascarilla. Según informa la patronal de Hostelería, quedará prohibido salir a la calle con el uniforme y calzado de trabajo, por lo tanto, "no podrán hacerse salidas para fumar, compras de última hora o imprevistos".

Además, indica el documento, se respetará la distancia de 1,5 metros entre trabajadores y estará prohibido el uso de móviles u otros enseres personales con la finalidad de evitar el contagio.

En caso de que el restaurante tenga taquillas o vestuarios, esta zona será desinfectada diariamente.

Recepción de pedidos / proveedores

Los hosteleros deberán desinfectar la zona de recepción entre pedido y pedido. Por eso, será necesario escalonar la llegada de los proveedores para que dé tiempo a cumplir este punto correctamente.

Lo más cerca posible de la entrada, se desembalarán los productos y se desinfectarán uno por uno las latas o envases de vidrio. Los productos frescos serán introducidos en box de plástico.

Además, cada persona que entre en el local será detectada por un control de temperatura.

Sala

La distancia entre mesas deberá ser de 1,5 metros. Además, se colocarán geles hidroalcóholicos en la entrada del local gt la salida de los aseos y se desinfectará de forma habitual picaportes, zonas de paso, mesas o sillas. También será necesaria la ventilación después de cada servicio.

Barra

Al iguial que el resto de elementos, la barra tendrá que ser desinfectada con asiduidad. Además, "se valorará si se mantiene el servicio en mesa o se pide al cliente que recoja el pedido en la barra, para evitar el acercamiento entre personal y clientes".

Terrazas

Las mesas deberán estar separadas, se desinfectarán las mesas y sillas y se fregará el suelo con desinfectante después de cada uso. Además, se evitará el uso de servilletero u otros elementos que sean focos de infección.

Plan de contingencia

Dada la inestabilidad provocada por la crisis sanitaria, los hosteleros tendrán que tener elaborado un plan de contingencia con el que hacer frente a los imprevistos.

La guía ha sido elaborada con la finalidad de servir como documento orientativo para hosteleros y trabajadores del sector, con la finalidad de que afronten su reapertura sin incertidumbre.