Torrejón de Ardoz ya ha iniciado su estudio de seroprevalencia, el más grande realizado en Europa hasta la fecha. El municipio madrileño quiere hacer pruebas del coronavirus a toda su población y este viernes ha comenzado a realizar test rápidos en carpas dispuestas a tal efecto, empezando por aquellos vecinos cuyo apellido empieza por la letra 'A', que han sido convocados en distintas franjas horarias.

En declaraciones a laSexta, el director adjunto de operaciones de Ribera Salud, grupo sanitario que realiza los test, José David Zafrilla, ha indicado se realizarán "a más de 140.000 personas", lo que supone "un despliegue logístico importante". El objetivo, ha detallado, es "conocer el estado de afectación de los ciudadanos y ver si están en infección activa", para lo cual se dispondrá también "un circuito especial" para la realización de pruebas PCR.

Según Zafrilla, la fiabilidad de estos test rápidos es superior al 96% y "todos los ciudadanos van a poder acceder a sus resultados en menos de 48 horas". En caso de detectarse anticuerpos que apunten a una infección aguda, ha explicado, un equipo de medicina preventiva contactará con el paciente y le citará para realizarle una PCR, quedando aislado hasta tener el resultado.

Aunque la prueba no es obligatoria, el Ayuntamiento de Torrejón ha animado a los habitantes del municipio a hacerse el test gratuito, financiado por el Consistorio. Las pruebas las realizan profesionales sanitarios del citado grupo Ribera Salud, empresa que gestiona el Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz.

Según ha informado el gobierno municipal en su nota, a los mayores de 16 años se les sacará una muestra de sangre (como en una analítica), que se analizará para detectar anticuerpos contra el virus. A los menores de entre uno y 15 añosse les extraerán unas gotas de sangre mediante un pinchazo en el dedo.

Este ambicioso estudio, autorizado por la Comunidad de Madrid, según destaca el Ayuntamiento en un comunicado, comienza un día después de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, recordara el jueves en rueda de prensa que "toda organización que tenga test debe de ponerlo en conocimiento de la comunidad autónoma" y que "debe haber una única estrategia de diagnóstico".

"No podremos ir por libre", advertía el ministro, que no obstante calificó de "elogiable" la voluntad de los Ayuntamientos de ayudar. "Sería contraproducente hacer carreras, hay que hacer las cosas coordinadamente", insistió Illa.