Quim Torra, presidente de la Generalitat, ha reafirmado que no descarta pedir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la aplicación de un estado de alarma en Cataluña. Tampoco desecha la idea de aceptar la ayuda de los rastreadores que el Ejército ha ofrecido a las comunidades autónomas para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

"Podríamos llegar a necesitarlo, por tanto, no descarto nada. Tampoco pedir la ayuda de personal del Ejército si nos hace falta. Ahora la prioridad es la salud y la vida de las personas", ha asegurado en una entrevista en 'TV3'.

De este modo, el presidente catalán ha explicado que se plantearan pedir un estado de alarma en la región si fuese necesario para "evitar desplazamientos fuera de las regiones sanitarias", ya que considera que si se tratase de limitar movimientos dentro de una misma región podría hacerlo la Generalitat, como ocurrió en Lleida.

Sánchez y Torra tienen prevista una conversación esta semana para conocer los "detalles" de cómo se aplicaría un estado de alarma en Catalña y para abordar un subsidio de conciliación familiar si se cierran escuelas.

Aunque la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha insistido en que "hoy probablemente no se haría un cierre generalizado de los centros como el que se hizo en marzo", si planteó la posibilidad de crear "un subsidio de conciliación" para los padres con un niño en cuarentena por COVID-19.

Por eso, Torra ha advertido que hará de esta medida "un auténtico caballo de batalla político" y que asegura que si el Gobierno no o aplica lo hará la Generalitat, aunque reconoce que no tiene competencias.

El presidente de la Generalitar también ha informado de que esta semana sí que acudirá a la conferencia de presidentes autonómicos para escuchar lo que dice Sánchez y el resto de presidentes. Cree que en esta ocasión hay un orden del día claro y "no hay blanqueo del Rey".