El presidente de la Generalitat, Quim Torra, denuncia presiones contra el presidente del Parlament para que le retire el escaño de diputado. "Las presiones a las que se pretende someter el presidente del Parlamento del Cataluña y otros miembros de la Cámara que defienden la soberanía del Parlamento está llegando a límites insostenibles e incompatibles con el ordenamiento jurídico en general y, específicamente, con el Código Penal", dice en un comunicado.

La Junta Electoral Central (JEC) ha requerido a Torrent a que "de forma inmediata" dé cumplimiento a su acuerdo del pasado 3 de enero y despoje al presidente catalán, Quim Torra, de su condición de diputado por haber desobedecido al órgano electoral.

El sábado por la tarde termina el plazo dado a Torrent para que le retire el escaño a Torra.

Además, insta a Torrent a remitirle la documentación que "certifique" la pérdida de la "condición de diputado" de Torra en un acuerdo adoptado tras considerar que su decisión de enero tiene carácter "plenamente ejecutivo" puesto que la suspensión cautelar que había solicitado el propio Torrent "ha sido denegada por el órgano jurisdiccional competente", es decir, el Tribunal Supremo.

El requerimiento llega después de que el Tribunal Supremo haya rechazado el recurso presentado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra contra el acuerdo de la Junta Electoral Central, que le retiró la credencial de diputado en el Parlament catalán.

Acciones judiciales

"Debemos recordar que aquel que, sin estar autorizado legítimamente, obligue otro a realizar lo que no quiere, sea justo o injusto, estará incurriendo en un presunto delito de coacciones. Y en este sentido no vamos a renunciar a ejercer las acciones legales pertinentes, también de carácter penal", añade el comunicado del president.

Torra insiste en que sigue siendo diputado y president y anuncia posibles acciones legales por un presunto delito de calumnias e injurias.

Torra insiste en que la condición de diputado del Parlamento de Cataluña del presidente de la Generalitat "sólo le puede ser revocada, en caso de que exista sentencia firme, por el propio Parlamento. Y, sin duda, la decisión de un órgano administrativo, incompetente para dictar la resolución por la que se le quiere privar de esta condición, no es más que una anomalía democrática que genera un conflicto institucional que excede el ámbito del propio Parlamento de Cataluña".

El presidente de la Generalitat, añade, "cuenta con toda la legitimidad democrática para seguir ejerciendo el cargo para el que fue elegido. Por lo tanto, atribuirle la posible comisión de un delito de usurpación de funciones públicas no sólo demuestra una ignorancia profunda del derecho penal, sino que se esgrime para coaccionar los que defienden la soberanía del Parlamento de Cataluña".

Por ello, dicen, no dudará en ejercer las acciones legales oportunas "en caso de que persistan estas acciones, que podrían estar incurriendo en un presunto delito de calumnias y o injurias.

El Govern dice que sigue siendo diputado

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, se ha mostrado este viernes convencida de que la Mesa del Parlament hará "efectiva" la resolución de la Cámara que ratificó el pasado 4 de enero a Quim Torra como president y diputado, por lo que ni "contempla" que se le retire el acta.

"Nada ha cambiado, el president Torra sigue siendo diputado", ha afirmado Budó, quien ha indicado, por lo tanto, que "no contemplan" que se le retire el acta.

Ha recordado que el Parlament ratificó a Torra como presidente y diputado en un pleno extraordinario el pasado 4 de enero, después de que la Junta Electoral Central emitiera la orden, y ha añadido: "Estamos convencidos de que desde el Parlament se hará efectivo ese mandato". "Nada ha cambiado, así que no pensamos que nada tenga que cambiar a nivel de la Mesa del Parlament", ha agregado la consellera.