A gritos de "independencia" y mientras suena 'Els Segadors', Quim Torra ha recibido en Girona a Josep Maria Matamala, que este martes ha vuelto a Cataluña tras año y medio fuera.

Matamala ha sido elegido senador el 28A y a su regreso se ha acordado de Puigdemont, que sigue huido en Bélgica, y de los políticos del procès que están presos.

Torra ha dado la bienvenida "al primero de todos nuestros exiliados". Le ha agradecido su "fidelidad" a Puigdemont: "Te tendríamos que devolver mucho más de lo que has dado" y ha añadido que el objetivo es el retorno "de los exiliados y presos".

 

Aunque no ha querido hablar tras su reunión con Torra, a su llegada al aeropuerto, Matamala ha asegurado que su regreso es "agridulce": "Vuelvo solo, pero lo deberíamos haber hecho todos los exiliados y los presos políticos deberían salir de la cárcel", escribía en un tuit.

"Todos los presos políticos deberían salir", ha dicho Matamala, para puntualizar que ésos serán los objetivos y las razones por las que aceptó convertirse en senador. Desde ese cargo, ha asegurado que trabajará "por la libertad" de los encarcelados que afrontan el juicio por el 1O en el Tribunal Supremo, por "el retorno de los exiliados y por conquistar la independencia". "Visca Catalunya lliure", ha exclamado.

Sobre Matamala hay una imputación por encubrimiento en la Audiencia Nacional, pero no existe orden de detención.

La Fiscalía tiene previsto pedir su declaración como investigado, aunque no va a pedir medidas cautelares porque su caso, dicen, es diferente a los dos mossos investigados que han estado con Puigdemont en su huida.

Contra él, aseguran fuentes judiciales a laSexta, apenas hay indicios de delito porque estaba con Puigdemont desde el principio y los dos agentes se desplazaron expresamente para el viaje de Puigdemont a Finlandia, tras lo cual fue detenido.