Todas las comunidades autónomas están por debajo del riesgo extremo por coronavirus en España y las muertes se reducen a niveles que no se veían desde agosto. Es el balance que otorgan los datos de la pandemia dos semanas después del fin del estado de alarma. Y es que, a pesar de que se siguen produciendo numerosos 'asaltos' a las restricciones frente al COVID, aún no se ha notado un pico en los datos de la pandemia en nuestro país. De hecho, en las dos últimas semanas, la incidencia ha descendido de los 198 casos a los 135.

Sin embargo, como advierte el exdirectivo de la OMS Daniel López Acuña, este dato "ni es uniforme en todo el país ni es tampoco una tendencia que nos permita decir que estamos por debajo de un umbral".

No obstante, el numero de contagios ha caído progresivamente. Así, mientras el ultimo viernes con estado de alarma España sumaba casi 4.000 positivos, ahora, dos semanas después, son 2.504. Sin embargo, aún no podemos confiarnos. Según ha destacado Acuña, "podríamos tener la expresión de esas aglomeraciones en los próximos tres o cuatro días".

De momento, los datos son favorables. Euskadi, hasta ahora la comunidad con mayor riesgo, ha conseguido descender su incidencia en más de 25 puntos, situándose ya todas las regiones por debajo del umbral de los 250 casos por 100.000 habitantes.

Las comunidades con mejores datos continúan siendo, junto a Ceuta, las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana, con 42 y 29 puntos de incidencia respectivamente. En el caso de la ciudad autónoma, la incidencia es tan baja que ya podría entrar en una situación de nueva normalidad.

A día de hoy, la Comunidad de Madrid tiene la incidencia más alta de España, aunque también se encuentra por debajo de los 250 casos por cada 100.000 habitantes. En el mismo nivel de alerta, entre 250 y 150 casos por 100.000 habitantes, se encuentran Andalucía, Aragón, Navarra, Euskadi y Melilla.

La presión en las UCI también desciende en todo el país. Actualmente, una media de 17,27% de los pacientes ingresados en estas unidades lo está por COVID, mientras que el pasado 7 de mayo se superaba el 20%. En este sentido, es especialmente positivo el caso de Cataluña, que por primera vez en siete meses ha conseguido salir del riego extremo de ocupación en las unidades de cuidados intensivos.

Además, mientras, la vacunación avanza. Los más protegidos son los mayores de 60 años, de los cuales más de un 90% han recibido al menos una dosis de la vacuna frente al COVID. Así, no es extraño el cambio de perfil en los pacientes con COVID. Según explicado López Acuña, "los casos que estamos teniendo están muy concentrados en los grupos menores de 60 años".

Para mantener esa tendencia a la baja los expertos insisten en la necesidad de seguir vacunando. Actualmente, un 19,6% de la población mayor de 16 años ya ha recibido la pauta completa de la vacuna frente al COVID.