De Guindos se va y según él, se va ya: habla de días para dejar de ser ministro de Economía y propiciar por tanto una crisis de Gobierno, pero el presidente no quiere prisas. Rajoy prefiere que esa dimisión no se produzca hasta que el nombramiento de De Guindos como vicepresidente del BCE sea oficial.

Aunque las quinielas no esperan y la ministra Tejerina esquiva la pregunta sobre si le gustaría ser la sustituta de De Guindos y el ministro Nadal también: "El presidente es quién decide".

Su propio hermano, Alberto Nadal, el secretario de Estado de Presupuestos, está también en las apuestas. Rafael Hernando en principio no y tampoco se lo plantea: "Me ha costado llegar hasta aquí, no quieran ustedes echarme tan pronto".

Desde Ciudadanos lo único que esperan es que esa crisis de Gobierno sea muy profunda. "Me imagino que Rajoy tendrá en mente una gran remodelación de este Gobierno", señala Albert Rivera.


Luis de Guindos no será oficialmente vicepresidente del BCE hasta el consejo que se celebrará los días 22 y 23 de marzo.