El desconfinamiento en España será lento y paulatino. Así lo explicó el presidente Pedro Sánchez en el Congreso: "Los pasos hacia la nueva normalidad que se darán cada semana serán escalonados y, sin duda alguna, cautelosos".

Un proceso muy delicado y desconocido como reconoce la doctora María José Sierra, del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias. "El desescalado es muy complejo. Nadie en el mundo tiene soluciones y criterios claros de cómo hacerlo. Nadie tiene experiencia", afirmó durante una comparecencia esta semana.

Una de las claves será el estudio seroepidemiológico combinado con los test rápidos.

Según los expertos, una de las claves para comenzar ese desescalado será el estudio seroepidemiológico. "Va a permitir conocer el porcentaje de población protegida por provincia, CCAA y a nivel nacional", ha explicado en laSexta Juan Gestal, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública.

Ese estudio deberá combinarse con los test rápidos y las PCR, porque puede que la situación entre las comunidades varíe. "La evolución de la curva epidémica lleva distintos ritmos", apunta Daniel Sánchez Acuña, exdirector de Salud Publica de la OMS. "El gran desafío estará en equilibrar esa apertura del grifo para que no sea demasiado asimétrica, especialmente para que si hay trasiego entre CCAA no se pierda lo avanzado", añade Sánchez Acuña en su análisis.

Existirán diferencias también entre los grupos de población. Los últimos en salir, previsiblemente, serán los mayores y los más pequeños serán los primeros. Eso sí, las medidas de control se mantendrán. "Durante bastante tiempo vamos a tener que mantener la distancia de seguridad, mantener la higiene de manos y usar medios de protección como mascarillas", indica Juan Gestal.