La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha abierto una causa penal al magistrado del Tribunal Constitucional Fernando Valdés al apreciar indicios de la comisión de un delito de violencia machista. La Sala ha designado instructor de esta causa al magistrado Andrés Martínez Arrieta.

En un auto, la Sala señala que en la exposición elevada por el Juzgado de Instrucción número 7 de Majadahonda incluye indicios de una eventual comisión de estos delitos por parte del investigado.

Añade que la Sala comparte esa valoración y que pese a las manifestaciones del investigado y de su cónyuge, el examen de las declaraciones prestadas por dos testigos y las referencias de uno de los agentes actuantes "conforman una base indiciaria suficiente para descartar en este momento cualquier decisión diferente a la incoación de diligencias con nombramiento de instructor".

Valdés, de 75 años, fue arrestado a mediados de agosto en su domicilio de Majadahonda y, tras declarar ante el juzgado, quedó en libertad al valorar la magistrada su estado de salud, su edad, la situación de alerta sanitaria por el coronavirus y también su condición de aforado, ya que consideraba que el caso correspondería al Supremo.

El presidente del Constitucional, Juan José González Rivas, interrumpió sus vacaciones para viajar a Madrid y el organismo emitió un escueto comunicado para pedir que se respetara la presunción de inocencia de Valdés.

Enmarcado en el sector progresista del tribunal, es uno de los cuatro magistrados cuyo puesto está pendiente de renovación tras concluir su mandato hace ocho meses.