Tras la polémica por sus palabras sobre el aborto, Adolfo Suárez Illana ha asegurado este viernes que tiene el apoyo de su partido. Ha respondido con un simple "sí" a la pregunta de si se siente respaldado por el Partido Popular. En un acto en Logroño, a donde asiste a un encuentro con colectivos de toreros y cazadores, ha dicho que está satisfecho con sus explicaciones.

El jueves por la tarde, tras ser apremiado por la dirección del PP para que aclarar sus palabras, Illana pidió disculpas así: "Cuando uno se equivoca, lo mejor es pedir disculpas". Se refería a lo que dijo sobre una ley en Nueva Yorik que, según dijo Onda Cero, permitía el aborto después del nacimiento.

El número 2 de Casado en la lista al Congreso explicó después que se había pasado la tarde "buscando" si sus afirmaciones eran correctas. Al recibir la respuesta "desde un despacho de Nueva York" y ver que las afirmaciones no son verdaderas, decidió rectificar. "La ley de Nueva York no permite lo que yo decía, estaba equivocado, punto".

laSexta se ha remitido a la Ley de Salud que se aprobó hace unos meses en Nueva York y en esa ley no se permite matar a un bebé después de nacer. Lo que sí dice esa ley aprobada en enero es que se podrá abortar en el tercer trimestre, en la recta final del embarazo.

En esa misma entrevista, también afirmó que el aborto es una elección en la que la mujer "tiene que elegir entre ser madre de un niño vivo o muerto" por lo que "hay que ayudarlas". Y que "los neandertales también lo usaban (el aborto)": "Lo que pasa es que esperaban a que naciera y entonces le cortaban la cabeza".

Fuentes del PP matizaron esas afirmaciones y aseguraron a laSexta que nunca quiso comparar la ley del aborto con los neandertales, recuerdan que el apoyo a la actual ley es mayoritaria y que no se cambiará la ley salvo que una mayoría lo pida.

En Al Rojo Vivo, Teodoro García Egea, el secretario general del PP, tuvo que responder por esas declaraciones: "Tenemos que centrarnos en estar a favor de la vida y si nos equivocamos, que lo hagamos a favor de la vida", afirma.

El caso es que su discurso provocó numerosas reacciones, no sólo de la oposición, también desde dentro del PP, como de Celia Villalobos que, en declaraciones a El País, ha dicho que sus palabras son "impresentables, una salvajada". "Se me ha revuelto el estómago. Vaya favor le han hecho a la izquierda. Llevar al PP, un partido de centro, al pensamiento único es un error y lo pagaremos".