El presidente de la Generalitat, Quim Torra, afirma que continuará en el cargo si este sábado el pleno del Parlament lo reafirma en su cargo, pese a la sentencia de inhabilitación de la JEC por mantener una pancarta con el lazo amarillo: "Ha llegado la hora de plantarnos".

"La desobediencia ante ataques democráticos, ante la injusticia y los abusos no solo es un derecho, es una obligación. Tiene que ser un deber para cualquier presidente de un país", ha dicho en el pleno extraordinario, convocado a petición del propio Torra para rechazar la decisión de la Junta Electoral Central.

Torra ha criticado que partidos acudan a instancias judiciales como la JEC para conseguir unos objetivos que no han conseguido en las urnas: "Ha llegado la hora de decir basta a la degradación de este Parlament; de defender la soberanía de la Cámara y la inviolabilidad de todos sus miembros".

La resolución de la JEC se produce tras la petición de PP y Cs y Torra les ha exigido no tener "miedo a la palabra, del combate democrático", y ha recordado que durante el tiempo en el que el independentismo no tenía mayoría parlamentaria, los grupos que lo defendían respetaron el marco democrático.

En ese sentido ha recordado la moción de censura presentada por Cs que el Parlament rechazó: "Pero no era suficiente y había que buscar aquel organismo político y politizado que tienen siempre apunto para el castigo a la carta: la JEC".

"Yo me debo a este parlamento. Solo reconozco a esta cámara la capacidad de retirarme la confianza que me dio", ha zanjado.