El juicio de la Gürtel por la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en 2006 se reanuda a partir de este martes en la Audiencia Nacional. Lo hace sin uno de los principales acusados en la causa, Juan Cotino, expresidente de las Cortes Valencianas y fallecido el pasado 13 de abril a causa del COVID-19 durante la pandemia de coronavirus.

El tribunal solo pudo celebrar cuatro sesiones del juicio antes de declararse el estado de alarma. La última de esas sesiones, el 12 de marzo, tuvo lugar dos días antes de que el Gobierno de Pedro Sánchez decretara la alarma a nivel nacional.

En esos primeros días de juicio se pudieron escuchar las declaraciones de los principales acusados, entre ellos, la del líder de la trama Gürtel, Francisco Correa; el responsable de Orange Market (empresa de la red corrupta en Valencia), Álvaro Pérez 'El Bigotes' o la del propio Juan Cotino.

El juicio se reanuda en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, Madrid, con más de una veintena de acusados, entre los que se encuentra el exdirector general de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) Pedro García Gimeno, para quien la Fiscalía pide 40 años de prisión.

El tribunal, presidido por el magistrado José Antonio Mora Alarcón, ha fijado un calendario para retomar la vista oral, en el que se han señalado 16 sesiones que se prolongarán hasta el próximo 24 de julio, según la diligencia de ordenación de la letrada de la Administración de Justicia.

Debido a que la fase de declaraciones de los acusados aún no ha concluido, la letrada de la Administración de Justicia cita a los seis de las 22 personas sentadas en el banquillo que aún no han comparecido ante el tribunal. Tras ello se prevé que el 17 de junio se dé paso al centenar de testigos entre los que destaca el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps y miembros de la comunidad eclesiástica.

La Gürtel, liderada por Correa, se enfrenta a su sexto juicio por el presunto desembolso de más de siete millones de euros en la contratación de las pantallas y megafonía a una sociedad pantalla de la trama y cuyo coste permitió el reparto de una suma de 3,3 millones de euros.

Pactos con la Fiscalía

El Ministerio Público alcanzó, justo antes del inicio del juicio, un acuerdo de conformidad con 13 de los acusados, entre los que se encuentra Álvaro Pérez 'El Bigotes', o quien fuera director de Radio Televisión Valenciana (RTVV), Pedro García Gimeno.

El pacto implica la confesión de los hechos ante el tribunal a cambio de una rebaja de pena, que en el caso de Álvaro Pérez pasaría de una petición de 37 años de cárcel a menos de dos años y lo mismo para el resto de los que alcancen finalmente acuerdo. Para García Gimeno la pena será finalmente algo superior, por lo que sí supondría su ingreso en prisión.

Por otro lado, la Fiscalía Anticorrupción pide 38 años y tres meses de prisión para Correa y un año menos de cárcel para el que fuera su 'número dos', Pablo Crespo.

Facturas falsas pagadas con dinero público

Según el escrito de acusación de Anticorrupción, el exdirector de RTVV "pese a no ostentar cargo alguno" en la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias (FVEMF), impulsó activamente y gestión 'de facto'" la contratación sobre la instalación de pantallas gigantes y los servicios de vídeo y megafonía para que los asistentes al acto siguieran el recorrido de Benedicto XVI.

Una actuación que previsiblemente se llevó en común acuerdo con Cotino, para quien se pedían 11 años de prisión, y los principales cabecillas de la trama Gürtel para que la contratación de las empresas de Correa se hiciera a través de la televisión pública a fin de realizar el "pago con cargo a fondos públicos" mediante "facturas falaces de servicios inexistentes".

Así, obtenían un beneficio "personal" con cargo al erario público mediante la entrega de gratificaciones a funcionarios y autoridades, enmascarando sus ganancias a través de un entramado de empresas y testaferros y aprovechando los "estrechos" contactos que 'El Bigotes' tenía con el entonces director de RTVV.

El Ministerio Público destaca también en su escrito que entre los distintos repartos de comisiones, el líder de la Gürtel recibió 1,49 millones de euros; Crespo, de 166.000 euros y 'El Bigotes' y García Gimeno se hicieron con medio millón de euros.