El Gobierno prevé haber vacunado para mayo o junio a entre 15 y 20 millones de españoles. Sin embargo, solo un 32,5% de los ciudadanos estaría dispuesto a vacunarse inmediatamente contra el coronavirus, según una encuesta publicada este viernes por el CIS.

De acuerdo con el sondeo, la mayoría de los encuestados, un 55,2%, preferiría esperar a conocer los efectos de la vacuna antes de ponérsela, frente a un 8,4% que no está dispuesto a vacunarse en ningún caso.

No obstante, de entre quienes preferirían esperar, el 59,6% estaría dispuesto a ponerse la vacuna de forma inmediata si se la recomendara su médico por su historia clínica o por el riesgo de contagiar a algún familiar.

Además, una amplia mayoría de los encuestados dice haberse informado últimamente sobre los avances en la vacuna contra la COVID-19: un 82,9%, frente a un 16,5% que no se ha informado al respecto.

La encuesta fue realizada entre el 23 y el 26 de noviembre, es decir, después de que Pfizer o Moderna comunicaran sus datos de eficacia y coincidiendo en el tiempo con el anuncio del plan de vacunación del Gobierno, presentado el pasado 24 de noviembre.

Preocupación por la pandemia

En general, los encuestados se muestran preocupados por la situación de la pandemia: más de la mitad, un 50,8%, dice que le preocupa "mucho", frente a un 41% al que preocupa "bastante".

Preguntados sobre las normas frente a la COVID-19, la mayoría de los encuestados ve necesarias sanciones o multas para hacerlas cumplir (un 78,4%), frente a un 16% que confía en que las personas las cumplan voluntariamente. Del total de entrevistados, un 38,7% se muestra partidario de endurecer estas sanciones.

Con respecto a la declaración del estado de alarma durante seis meses, la mayoría la apoya: un 19% se muestra "muy de acuerdo" y un 38,2% "bastante de acuerdo", frente a un 16,9% "poco de acuerdo" y un 18,3% que está "nada de acuerdo".

Asimismo, un 27% apuesta por declarar un nuevo confinamiento domiciliario, mientras que un 63,1% se muestra contrario.