El Partido Popular ha solicitado la comparecencia en el Congreso de Pablo Iglesias, Carmen Calvo y la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, por las palabras del vicepresidente segundo, que recientemente afirmó que "no hay una situación de plena normalidad política y democrática en España".

Así lo ha indicado este martes la portavoz popular en la cámara, Cuca Gamarra, que ha aseverado que "el único peligro que tiene esta democracia se llama Pablo Iglesias" y que "es responsable de ese peligro quien lo ha nombrado vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Sánchez".

Gamarra ha afirmado que las declaraciones del líder de Unidas Podemos son "de absoluta gravedad" y ha reprochado que "afectan a nuestra democracia" y "a la imagen que de España tienen en el exterior".

Por su parte, Ciudadanos ha solicitado la reprobación de Iglesias y su cese inmediato a través de una iniciativa parlamentaria, también a raíz de sus declaraciones cuestionando la calidad democrática de España. La iniciativa tendrá que someterse a debate en el Pleno.

Una polémica que viene precedida por las declaraciones del titular de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, que sacó a colación la cuestión de los políticos presos tras exigir el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, la liberación del opositor Alexei Navalni. Laya ya contestó el viernes a Lavrov, afirmando que España es una democracia plena en la que "no hay presos políticos, hay políticos presos".

Entretanto, y a pesar de la polémica, Iglesias ha insistido este martes en este cuestionamiento, a través de un tuit en el que se ha referido a la implicación del consejero popular Enrique López en el caso Bárcenas, junto a las palabras "normalidad democrática".

 

Malestar en el PSOE

Mientras tanto, continúan los roces dentro del propio Ejecutivo de coalición por las palabras de Iglesias, que no han gustado nada al ala socialista del Gobierno. Así, en las últimas horas varios ministros han desautorizado públicamente sus palabras. Voces a las que este martes se ha sumado la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

"España es una democracia plena y estamos en una situación de plena normalidad democrática", ha asegurado, en declaraciones a la 'Cadena SER', donde, preguntada por las palabras de Iglesias, ha afirmado que "este tipo de comportamientos se juzgan por sí mismos" y ha rechazado "calificarlos".

"En el Gobierno estamos para resolver los problemas de la gente y para trabajar intensamente en favor de construir un país mejor", ha señalado, no obstante, afirmando que "lo demás es más bien ruido que no contribuye en absoluto a mejorar las vidas de las personas".

Por su parte, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ya manifestó ayer su "desacuerdo absoluto" con la afirmación de Iglesias y aseguró que la calidad democrática se puede comprobar en las propias elecciones catalanas. "Quien puede y debe, participa, y quien no, es porque huyó de su país", aseveraba.