Viajeros de pie, apiñados, sin guardar la distancia interpersonal recomendada y algunos incluso sin mascarilla. Así viajaron los usuarios de la línea 26 del autobús urbano de Murcia que conecta la capital con algunas pedanías.

Los propios pasajeros denunciaron las condiciones en las que tuvieron que desplazarse en el primer día de la región en la fase 1, y grabaron las imágenes en las que puede comprobarse cómo no se cumplió con la norma de dejar un asiento libre entre personas y en las paradas se producía contacto físico.

 

La línea cuenta con 21 paradas, conecta la Estación de Autobuses de Murcia con El Palmar y tiene parada en el hospital Virgen de la Arrixaca.

Tras la difusión de las imágenes, la Consejería de Fomento e Infraestructuras ha decidido reforzar, a partir de este martes, las líneas de transporte metropolitano de la ciudad de Murcia, en concreto, la línea 26 cuadriplicará sus frecuencias, con el fin de que no se repitan de nuevos las imágenes, según informa Onda Regional.