El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es tajante: el compromiso para aumentar la inversión en Defensa hasta el 2% del PIB en 2029 no va a ser la razón de que la coalición con Unidas Podemos se rompa. El líder del Ejecutivo insiste en El País en una idea que ya indicó en laSexta con Antonio García Ferreras y pide a sus socios de coalición que reflexionen sobre su negativa.

"Yo pediría a la izquierda no socialista que reflexionara sobre este cambio tectónico", abunda Sánchez en la entrevista con el diario, evidenciando que el conflicto con Rusia ha obligado a países históricamente neutrales como Suecia o Finlandia a cambiar su posición. "Ya no estamos en un mundo en el que había división entre comunistas y capitalistas. Ahora lo que hay es un conjunto de democracias frente a una autocracia como Rusia, dirigida por una oligarquía corrupta y ultracapitalista que está tratando de expandir de forma imperialista su territorio", explica el también secretario general del PSOE.

"Nos armamos para disuadir a la Rusia de Putin", subraya el presidente, que teme que la agresión en Ucrania se cronifique y se pueda extender a otros lugares en el flanco este de la Alianza en caso de que Putin gane la guerra.

División en Unidas Podemos

Sin embargo, el mensaje llega en plena división de opiniones en el ala morada del Gobierno sobre el aumento del gasto militar. El ministro de Universidades, Joan Subirats, de los comunes, sí justifica la subida, pero otros, como el de Consumo, Alberto Garzón, son tajantes en el no. "Una política de izquierdas no puede comprar el marco de la derecha, en ese momento están condenándonos a la derrota", indica Garzón, coordinador federal de Izquierda unida.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, también considera que el dinero debe dedicarse a otros asuntos. "Necesitamos más dinero en Sanidad, Educación y Dependencia, no más dinero en tanques y armas", afirma.

Montero defenderá su postura en las Cortes: "Apoyaremos una reorientación feminista del gasto público, ese va a ser nuestro trabajo en la negociación de los Presupuestos".

Aunque este jueves Pedro Sánchez desvelaba que su intención era aumentar esa partida antes, sin esperar a la aprobación de los Presupuestos Generales del año que viene. "El Gobierno trabaja ya para aumentar este mismo año la inversión en Defensa", subrayaba.

En el PSOE restan importancia a este choque de posturas. Pero partidos de izquierda insisten en señalar que ese no es el camino. "El rumbo del Gobierno es un tanto errático, es importante que asuma que, si hace las políticas del PP, acabará gobernando el PP", destaca en RNE Íñigo Errejón, portavoz de Más País en el Congreso.

Mientras, el PP abre la puerta a dar su apoyo. "Ahora nos insultan por intentar apoyar al Gobierno en los pactos de la defensa y la seguridad nacional. El propio Gobierno confía más en el sentido de estado del PP que en su gobierno", defiende Alberto Núñez Feijóo, líder del PP.

Están dispuestos a hacerlo, dicen, por una cuestión de estado. No para salvar a Sánchez. "Sí Pedro Sánchez nos pide el voto para que le defendamos de sus socios del Gobierno, eso es una política de salvación del soldado Sánchez", declara Esteban González Pons, vicesecretario institucional del PP. Dice que el Gobierno no puede pedir su respaldo sin precisar de donde se sacara el dinero.