Pedro Sánchez ha manifestado que, con la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, "hoy España cumple consigo misma". "Con esta decisión -ha agregado- se pone fin a una afrenta moral como es el enaltecimiento a la figura de un dictador en un espacio público".

Para el presidente del Gobierno en funciones, el traslado de los restos de Franco a Mingorrubio supone "un paso más en la reconciliación" y, con él, "nuestra democracia se prestigia, no solo ante nuestros ojos, sino ante los ojos del mundo".

Asimismo, Sánchez ha puesto en valor que esta acción supone la culminación de "un largo proceso que ha contado con el pronunciamiento de los tres poderes del Estado" y ha recordado que fue el Congreso quien "instó al Gobierno a poner fin a una anomalía en una democracia europea como es la española: la exaltación de la figura de un dictador en un mausoleo construido durante la dictadura, por la dictadura y a mayor gloria de la dictadura".

"Nos costó mucho deshacernos de un régimen represor y casi nos ha llevado el mismo tiempo apartar los restos de su artífice del homenaje público", ha reflexionado Sánchez.

"Este es el momento: ni un día antes ni un día después"

El líder socialista también ha deslizado que "caben todas las opiniones sobre el momento de llevar a cabo esta acción", en alusión velada a las críticas recibidas al respecto desde Unidas Podemos, que ha acusado al PSOE de usar la exhumación, a pocas semanas de los comicios, como maniobra electoral. "Cada cual puede tener su criterio, pero el Gobierno de España anunció públicamente que lo haría en el mismo momento en que esto fuera posible. Y este es el momento y así se ha hecho: ni un día antes ni un día después", ha defendido.

"El mausoleo del Valle de los Caídos fue levantado con el sacrificio de millares de presos políticos de la dictadura", ha recordado Sánchez, que ha señalado que allí fueron enterradas 34.000 víctimas de la Guerra Civil, de las cuales "más de un tercio" permanecen sin identificar.

"Muchos de ellos reposan en ese lugar después de que sus cuerpos fueran trasladados sin consentimiento o en el más absoluto desconocimiento de sus familiares", ha apuntado. Una situación que ha calificado como "una infamia" que "deberá ser reparada", al igual que el hecho de que todavía "existan miles de fosas dispersas por toda nuestra geografía".

"Desde hoy, quienes yacen en el Valle son todos víctimas"

"La España actual es fruto del perdón, pero no puede ser producto del olvido", ha reivindicado Sánchez, que ha defendido que, actualmente, España es "el país más opuesto a lo que representó el régimen franquista".

"Cuando el Valle vuelva a abrir sus puertas, quienes accedan se van a encontrar con un lugar distinto porque desde hoy, quienes yacen son ya todos víctimas, solo víctimas", ha concluido el líder del Ejecutivo, que ha asegurado que ahora el lugar pasará a simbolizar "el recuerdo de un dolor que no debe volver a repetirse jamás y un homenaje a todas las víctimas del odio".