Aluvión de ERTE ante el impacto económico de la crisis sanitaria del coronavirus. Grandes empresas se han acogido ya a esta medida en España desde sectores muy dispares, que van desde la restauración a la moda, pasando por el automovilismo o el transporte aéreo.

Por su parte, el Gobierno ha anunciado que se flexibilizarán los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo mientras dure la crisis. Además, todos los trabajadores afectados tendrán derecho a paro, aunque no reúnan los requisitos, y la prestación que gasten no se les descontará del paro acumulado.

Firmas de moda

El grupo de moda Adolfo Domínguez fue uno de los primeros en poner en marcha un ERTE que afecta a 728 de sus empleados, el 61% de su plantilla total. Una medida que adoptaba tras el cierre de sus tiendas españolas como consecuencia de la declaración del estado de alarma por el COVID-19.

No es la única empresa del sector que se ha acogido a esta medida: Tendam, firma que aglutina marcas como Cortefiel, Springfield, Pedro del Hierro y Women's Secret, notificó un ERTE que afecta al personal de sus más de 800 tiendas, así como a trabajadores de sus oficinas centrales.

También Liwe Española, propietaria de las tiendas de ropa Inside, ha presentado un ERTE que afecta a 1.900 trabajadores, lo que supone el 94% de su plantilla.

La cadena de moda Desigual también ha anunciado un ERTE por fuerza mayor para un total de 1.359 empleados, lo que supone el 90% de su plantilla en España.

Por su parte, Primark ha notificado a los sindicatos un ERTE por fuerza mayor que afectará a más de 7.000 empleados, lo que supone el 98% de sus trabajadores, tras el cierre de todas sus tiendas por el estado de alarma. La firma de moda low-cost ha ofrecido a sus empleados completar la prestación por desempleo hasta el 100% del salario mensual en marzo.

También la cadena de tiendas deportivas Decathlon ha anunciado un ERE temporal por fuerza mayor para hasta 8.800 trabajadores, prácticamente toda la su plantilla.

Asimismo, han presentado ERTE la cadena sueca H&M, para sus cerca de 6.000 empleados en España, y Calzedonia e Intimissimi, una medida que afectará a 2.000 trabajadores, según los sindicatos.

También han presentado ERTE las firmas Bimba y Lola y El Ganso, que afectarán a 800 y 500 trabajadores, respectivamente, así como la marca de joyería Tous.

Aerolíneas

Otro de los sectores más afectados es el transporte aéreo, ya que las aerolíneas han visto reducirse drásticamente el número de reservas. Air Nostrum anunció hace una semana a sus empleados el inicio de la tramitación de un ERTE y Ryanair prepara uno que afectaría a los 1.500 trabajadores de la compañía en España, a quienes se reducirá la jornada y horas de vuelo en un 50%.

Por su parte, otra low-cost, Norwegian, ha decidido suspender temporalmente de empleo a 7.300 trabajadores, lo que supone más de tres cuartas partes de la plantilla

Iberia también ha presentado un ERTE, que afecta a un total de 13.900 trabajadores durante tres meses. Un 90% del personal de las áreas de negocio relacionadas directamente con actividades de vuelo, handling, mantenimiento y carga se han visto afectadas.

Asimismo, Vueling ha presentado uno que afectará durante tres meses a sus 3.800 trabajadores en España.

Restauración

El lunes, el gigante de la comida rápida Burger King anunció un ERTE para sus 14.000 empleados en España. El grupo Zena Alsea, que engloba marcas como Vips, Starbucks o Domino's Pizza, entre otras, asimismo ha iniciado los trámites para plantear un ERTE para toda su plantilla en España, que se compone de 22.000 trabajadores, debido al cierre de sus "más de 1.000 restaurantes y tiendas".

Automoción

Las grandes empresas automovilísticas también se están viendo afectadas por el COVID-19 y varias han anunciado ya expedientes de regulación de empleo, en principio temporales: Seat en Barcelona, para casi 15.000 trabajadores; Volkswagen en su planta de Navarra, que emplea a unas 4.800 personas; Iveco en Madrid (el ERTE se aprobó en diciembre y tenía de plazo hasta junio para activarlo); y las cuatro plantas de Renault en Valladolid, Palencia y Sevilla, donde trabajan más de 10.000 personas.

Por su parte, Ford ha planteado un ERTE en su planta de Almussafes (Valencia), según fuentes sindicales. Nissan, por su parte, presentará uno que afectará a 3.300 trabajadores de sus plantas de Barcelona, sin el acuerdo de los sindicatos, que han anunciado que tomarán las medidas necesarias para impugnarlo.

Además, Citröen ha planteado un expediente de regulación temporal de empleo que afecta a más de 7.000 trabajadores en su planta de Vigo.

La empresa de neumáticos Michelin también ha presentado ERTE por fuerza mayor en sus cuatro fábricas españolas y por razones organizativas en el resto de centros de trabajo, afectando a más de 7.000 empleados en toda España.

Otros sectores

También han anunciado un ERTE el fabricante de colchones Pikolin, ante la paralización de las ventas por el cierre de sus tiendas; CAF (Construcción y Auxiliar de Ferrocarriles), que ha cerrado sus plantas de de Beasain e Irún y se acogerá a un ERTE a partir del día 23; y Grupo Ingesport, dueño de los gimnasios GO-Fit, entre otras.

El impacto del coronavirus en las empresas no se reduce, sin embargo, a grandes compañías como las mencionadas, sino que además afecta a un gran número de pymes que también pondrán en marcha ERTE.

Fnac también ha decidido aplicar un ERTE para 1.627 empleados, el 86% de su plantilla, tras cerrar todas sus tiendas en España. Según fuentes sindicales, la compañía se ha comprometido a complementar el salario hasta el 100%.

El Corte Inglés también ha presentado un ERTE por causa de fuerza mayor para un total de 25.900 empleados, lo que supone casi el 29% de la plantilla total del grupo: afecta a 22.000 trabajadores de los grandes almacenes, 2.000 empleados de la cadena de moda Sfera y 1.900 empleados de Viajes El Corte Inglés. La compañía se ha comprometido a complementar la prestación de sus empleados hasta cubrir la totalidad del salario.

Asimismo, Mediapro ha anunciado a su plantilla que aplicará un ERTE mientras dure la situación del coronavirus, una medida que afectará a 1.200 empleados del grupo audiovisual.