Los casos activos de COVID-19 en A Mariña (Lugo) han bajado este miércoles a 151 -12 menos que el martes- y a partir de este jueves se levantarán las restricciones de movimiento en toda la comarca a excepción de Burela, donde se concentra el 77% de los positivos, un total de 116, nueve menos que el día anterior.

En este sentido, de los 14 ayuntamientos que existen en la comarca de A Mariña, solo el de Burela impide la entrada y salida al exterior.

Así lo ha manifestado en una rueda de prensa el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, quien ha insistido en que el brote está "controlado" y, de acuerdo con las previsiones del comité clínico, "a principios de la semana que viene podría haber entre 30 y 40 casos activos".

Estas restricciones a la movilidad se publicarán en un Diario Oficial de Galicia (DOG) extraordinario y entrarán en vigor a partir de las 00.00 horas de este jueves; asimismo, se mantendrán las limitaciones en aforos, la obligatoriedad de la mascarilla y la limitación del horario de apertura de cafeterías, bares y restaurantes hasta las 00.00 horas.

La vigencia de estas medidas volverá a ser de cinco días, de tal modo que la Consellería de Sanidad las revisará el próximo lunes. El conselleiro ha apuntado que se han hecho un total de 3.675 pruebas PCR en A Mariña, donde se está haciendo un seguimiento a un total de 534 contactos, 50 menos que el día anterior.

El gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, ha detallado que Burela ha sido el único de los catorce municipios de A Mariña en el que se han registrado positivos en los últimos tres días, de tal modo que conviene mantener estas restricciones a pesar de que la situación haya mejorado.

Posteriormente, uno de los portavoces del comité clínico que asesora a la Xunta, el doctor Sergio Vázquez Estévez, ha apuntado que la media de edad de los casos activos es de 35 años, si bien entre los últimos positivos registrados "la edad más frecuente es de unos 20 años".

De este modo, el doctor ha llamado a los jóvenes a "pensar en sus familias y en su responsabilidad social" con respecto "al tema de los botellones, que están totalmente prohibidos y son un foco de riesgo importantísimo para que haya nuevos brotes", tras lo que avanzado que a partir de ahora "habrá mayores medidas coercitivas, incluidas multas inmediatas".

En su anterior revisión de las medidas de contención del brote el pasado viernes, la Consellería de Sanidad había prohibido la entrada y salida de Burela, había limitado la circulación en otros seis municipios de A Mariña -Viveiro, Xove, Cervo, Foz, Barreiros y Ribadeo-, que sólo podían desplazarse entre ellos, y había levantado las restricciones para los siete municipios restantes de la comarca.

El conselleiro de Sanidad, además, ha reclamado una modificación de la normativa estatal para que ampare a los gobiernos autonómicos a la hora de decretar un confinamiento, toda vez que a día de hoy "los jueces están interpretando la norma de forma diferente en cada lugar".

"Ya se lo pedimos al Ministerio de Sanidad en el Consejo Interterritorial, pero dijeron que hay normativa suficiente; sin embargo, los jueces consideran que es interpretable y en una situación como ésta, en la que hay que llevar a cabo acciones rápidas para evitar contagios, no podemos tener esas dudas", ha apuntado Vázquez Almuiña.

En Burela, epicentro del brote, el alcalde de la localidad, Alfredo Llano, ha anunciado que solicitará "una ayuda especial" por parte de las distintas administraciones para "hacer frente a las pérdidas económicas ocasionadas por el confinamiento", ya que es el único municipio donde continúan las restricciones desde el brote detectado el pasado 23 de junio.

El levantamiento de las restricciones en la práctica totalidad de A Mariña ha sido bien recibido por el presidente de la Federación de Comercio de A Mariña (FCAM), José Carlos Paleo, quien ha calificado de "una muy buena noticia" esta medida, por la que toda la economía local “estaba esperando”.

Además de A Mariña (Lugo), la Consellería de Sanidad sigue con atención casos en Betanzos (A Coruña), con tres positivos y seis personas en cuarentena, y en Vigo, donde hay una docena de personas en cuarentena tras el positivo de un pasajero de un vuelo procedente de Madrid que aterrizó en la ciudad el pasado fin de semana.