La ministra de Sanidad ha llamado a la "tranquilidad" tras la suspensión de la vacunación con AstraZeneca a causa de diversos casos de trombosis detectados en pacientes que habían sido inoculados con la misma en diversos países de Europa, uno de ellos España.

"Quiero lanzar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. Nuestros servicios asistenciales están participando de esta decisión y, en general, hasta ahora solo ha habido un caso", ha insistido Darias, que ha solicitado la confianza en "el sistema de farmacovigilancia, que está haciendo un análisis muy riguroso".

En este sentido, Darias ha recordado que de las 939.534 personas vacunadas en España con una dosis de AstraZeneca, tan solo se ha detectado un caso de trombosis venosa cerebral en un paciente.

Un mensaje en el que ha insistido la directora de la Agencia Española del Medicamento María Jesús Lamas. "Lo que se puede esperar de la vacuna de AstraZeneca es tener una protección contra el COVID, por encima de cualquier otra cosa", ha explicado Lamas, que ha afirmado que "la probabilidad de tener un efecto adverso con cualquier medicamento existe", si bien es "altamente improbable".

"La incidencia es muy baja. Lo que tenemos que hacer es tener la información de qué tenemos que hacer en caso de tener esta sintomatología, pero es muy improbable que alguien que haya recibido la vacuna vaya a tener un efecto grave como es este. Tenemos que estudiarlo y establecer si hay una relación causal con la vacuna, porque de momento la asociación solo coincide en el tiempo", ha explicado.

El director del CCAES, Fernando Simón, también se ha dirigido a los ciudadanos en esta línea, y ha recordado que "los ensayos habitualmente incluyen entre 4.000 y 5.000 pacientes, y en este caso han incluido hasta los 50.000".

Hay un caso cada 1.700.000 personas vacunadas

Fernando Simón

Así, ha defendido que "no ha habido prisas en ese proceso de vacunación" y que "estamos en un caso de cada 1.700.000 personas vacunadas" con efectos adversos: "Hubiéramos necesitado tener todas esas personas en los ensayos clínicos para que saliera un caso. No es una cuestión de prisa, no se pueden prever todos los posibles efectos secundarios muy muy poco frecuentes".

Además, la ministra Darias ha reiterado que es "una suspensión temporal, cautelar, hasta que la Agencia Europea del Medicamento se pronuncie".