El Ministerio de Sanidad, en su actualización diaria de las cifras oficiales que reflejan cómo evoluciona la pandemia de coronavirus en España, ha sumado este jueves 10.127 nuevos contagios de COVID-19.

La incidencia acumulada sigue bajando, situándose de media en los 240,8 casos por cada 100.000 habitantes. Pero desde Sanidad, advierten: "Sigue siendo una incidencia mucho más alta de la que nos gustaría tener. Prácticamente todo el territorio español está en un riesgo o muy alto o alto", ha señalado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Además, Sanidad ha añadido a sus datos 254 nuevas muertes respecto a las cifras registradas en el día anterior, 1.015 en la última semana. Con estos datos, la cifra de muertos a causa del COVID-19 desde el inicio de la pandemia en España asciende a 46.038, y la de personas que se han contagiado de la enfermedad confirmadas por un test PCR se eleva a 1.675.902.

Aunque las autoridades sanitarias llevan semanas advirtiendo de un "descenso continuado" en los datos de incidencia de la pandemia, preocupa lo que pueda ocurrir tras el puente de la Constitución. Simón ha advertido que por cualquier "error en el control de la pandemia", los datos podrían repuntar.

A pesar del cierre perimetral que han establecido la mayoría de comunidades autónomas para este festivo, los expertos no dejan de alertar sobre cómo influye en los contagios la movilidad que, por pequeña que sea, pueda haber durante estos días.

De hecho, los datos señalan que los casos de coronavirus se dispararon justo dos semanas después de los puentes de julio y agosto, cuando no había restricciones a la movilidad, llegando a duplicarse.

Lo mismo ocurrió en el puente de octubre, el del Pilar, cuando las comunidades no cerraron fronteras, aunque sí establecieron restricciones en ciertos municipios en algunas de ellas. 15 días después, la incidencia se disparó.