Sanidad ha modificado el periodo de cuarentena para aquellos pacientes con coronavirus que han estado hospitalizados pero han recibido el alta hospitalaria a pesar de seguir dando positivo en la PCR.

Si hasta ahora estas personas debían guardar aislamiento domiciliario al menos 10 días desde el alta hospitalaria, ahora la cuarentena pasa a ser de un mínimo de 14 días desde el inicio de sus síntomas.

Así lo recoge la última actualización de la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19 publicada por el departamento que dirige Salvador Illa, con fecha de 12 noviembre.

Este nuevo documento recoge que los casos que han precisado ingreso "podrán recibir el alta hospitalaria si su situación clínica lo permite aunque su PCR siga siendo positiva, pero se deberá mantener aislamiento domiciliario con monitorización de su situación clínica al menos 14 días desde el inicio de síntomas".

A partir de estos 14 días y "siempre bajo criterio clínico", los pacientes podrán finalizar el aislamiento "si han transcurrido tres días desde la resolución de la fiebre y el cuadro clínico".

Elimina la posibilidad de acortar el aislamiento para estos pacientes

El anterior protocolo, con fecha del 25 de septiembre, contemplaba en cambio que estos casos deberán estar en cuarentena "al menos 10 días desde el alta hospitalaria". Pasados esos 10 días y, de nuevo, bajo criterio clínico, podían terminar la cuarentena si habían pasado tres días desde la resolución de la fiebre y los síntomas.

No obstante, la versión anterior de la guía recogía que, si antes de que finalizase ese periodo de aislamiento de 10 días el paciente daba negativo en la PCR, podía dar la cuarentena por terminada. Una posibilidad que la última actualización del protocolo ya no contempla.