Sanidad sigue revisando la cifra total de fallecidos por COVID-19 en España. Según los últimos datos publicados, el coronavirus deja 38 muertos (con fecha de defunción en los últimos siete días) y 182 casos nuevos en las últimas 24 horas. Confirman así 237.906 contagios y 27.119 fallecidos en todo el territorio.

No obstante, al igual que hiciera ayer, Sanidad sólo suma un fallecimiento a la cifra total de muertos desde que comenzó la pandemia en España. Indican así que "se está realizando una validación de los casos fallecidos que permitirá corregir la serie histórica que se actualizará semanalmente".

Sanidad defiende que "no hay ni oscurantismo ni improvisación" en los datos publicados.

Desde esta semana el Ministerio informa sobre la evolución de la pandemia a través de nuevos indicadores, que ofrecen datos con fecha de diagnóstico de ayer. Esta validación y corrección de las cifras con las CCAA ha provocado estos días un reajuste en el número total de fallecidos (actualmente de 27.119).

En este sentido, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha defendido en el Congreso que "no hay ni oscurantismo ni improvisación" en los datos y ha explicado que computa como fallecido por COVID-19 "las personas que tienen un diagnóstico positivo mediante un test PCR. No que presenten síntomas compatibles con la enfermedad".

En relación al número de hospitalizaciones, el Ministerio de Sanidad indica que se han realizado 301 nuevos ingresos (en los últimos siete días) en todo el territorio, registrándose 94 de ellos en Madrid y 76 en Cataluña. Una cifra que aumenta en ambas CCAA respecto a ayer, cuando Madrid registraba 81 y Cataluña, 54; siempre teniendo en cuenta que son "hospitalizaciones con fecha de ingreso en los últimos siete días".

Además, según indica Sanidad, "los casos confirmados no provienen de la suma de pacientes hospitalizados, curados y fallecidos, ya que no son excluyentes. Pacientes fallecidos y curados pueden haber precisado hospitalización y por tanto computar en ambos grupos".

Toda España ya puede reencontrarse con sus seres queridos. Desde la fase 1 se permiten las reuniones familiares y sociales entre personas de la misma provincia, pero sin olvidar que pueden ser un foco de contagio si no se toman las precauciones necesarias.

Desde Sanidad insisten en que "pasar de fase no implica el riesgo cero" y apuntan que casos como el foco detectado y controlado en un cumpleaños en Lleida "puede llevar a una onda pandémica" si no se controla a tiempo. Así, desde la Sociedad Española de Epidemiología, explican que hay menor riesgo en darse un abrazo con mascarilla y habiéndose lavado las manos que sin haberlo hecho previamente.