Tras el debate generado por la decisión del Ejecutivo de que la provincia sea la unidad territorial en el plan de desconfinamiento tras el coronavirus, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha dejado claro que ésta será la unidad de referencia, aunque ha indicado que se abre a escuchar las propuestas los presidentes autonómicos después de que algunas comunidades hayan insistido en que se utilicen las áreas sanitarias o la comarca como unidad.

"Fijamos como unidad de referencia la provincia o la isla, pero estamos abiertos a otro tipo de planteamientos. Vamos a estudiar las propuestas y valoraremos si pueden o no ser aceptadas", ha indicado en la comparecencia que ha hecho este miércoles desde Moncloa.

El Ejecutivo recalca que estudiarán con detalle los planteamientos de las autonomías siempre y cuando se garantice que hay información disponible de esa unidad territorial y que la movilidad se produce dentro de ella. Así, las autoridades tendrían que garantizar que no se produce la movilidad fuera del perímetro determinado, y ofrecer la información "epidémica y sanitaria" necesaria para evaluar la situación y permitir el cambio de fase.

En palabras de Illa, atenderán las sugerencias cuando se cumplan "los criterios necesarios para efectuar con todas las garantías el proceso de transición hacia la nueva normalidad". Y es que será el Ministerio de Sanidad la autoridad que declare si un territorio está en una fase u otra de desescalada y las Comunidades Autónomas podrán proponer que un territorio concreto pase a una fase diferente del proceso.

En esta línea, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha explicado que debe haber un criterio común y que dentro de ese criterio "puede haber flexibilidad", y ello justifica que Gobierno esté abierto a escuchar las propuestas de cada Autonomía, aunque ha advertido que "quien piensa que reduciendo las áreas tiene más posibilidad de volver a la actividad, no es así: si reduces las áreas, la capacidad de movilidad se reduce y la capacidad económica también se reduce".

"Esta desescalada no es más que mantener el confinamiento pero ampliando el radio"

Ábalos ha reconocido que "es mejor" que sea cada Autonomía la que defina el criterio de referencia y ha asegurado que era necesario plantear una referencia de partida y la que se decidió desde la administración central fue la provincia. Por eso, ha defendido que se puede replantear cuando la propuesta se sustente en la capacidad sanitaria y en cómo controlar la movilidad porque, ha dicho, "esta desescalada no es más que mantener el confinamiento pero ampliando el radio".

Ribera: "Hemos sido muy claros"

En otra entrevista previa, la vicepresidenta cuarta Teresa Ribera, ha defendido la gestión del Ejecutivo: "Hemos sido muy claros desde el principio. Necesitamos unidad territorial para disponer de todos los indicadores sanitarios para realizar un seguimiento y que tenga sentido desde el punto de vista socioeconómico".

"La provincia tiene un tamaño razonable, es pequeña y tiene sentido socioeconómico

"Hemos propuesto la provincia a las comunidades y les hemos dicho que si alguna comunidad autónoma tiene otra medida que la proponga", ha destacado Ribera en la Cadena Ser, aunque ha señalado que "la provincia tiene un tamaño razonable, es pequeña y tiene sentido socioeconómico. Además, tiene capacidad de limitación para controlar el movimiento".

Por ello, Ribera ha insistido al igual que Ábalos en que la preferencia del Gobierno es la provincia, pero "cada gobierno autonómico puede hacer su propuesta". Así, la ministra para la Transición Ecológica ha destacado que habrá espacios en que tenga sentido y espacios en los que no pero en cualquier caso, esta medida seleccionada "determinará los límites en los que nos podemos mover hasta el final de la desescalada. Puede ser que en casos sea por provincia y en casos no" ha conlcuído destacando que Sanidad, de manera razonada, explicará por qué en un lugar sí y en otros no.

Las comunidades en disconformidad con el plan

Las declaraciones del ministro de Sanidad llegan después de que algunos presidentes autonómicos hayan mostrado su descontento ante el enfoque del plan. "La propuesta de desescalada exige un aterrizaje más singularizado y complejo. El departamento de salud, mejor que la provincia", ha indicado Ximo Puig, president de la Generalitat Valenciana.

"El foco deben ser las áreas sanitarias".

Por su parte, Alberto Núñez Feijoo, presidente de Galicia, considera que el Gobierno ha dejado a las comunidades un "papel testimonial", apuntando que la hoja de ruta central presenta "algunas luces y muchas sombras" y que "el foco deben ser las áreas sanitarias y el zoom, las comarcas y distritos sanitarios".

El consejero gallego Jesús Vázquez ha pedido también que la movilidad se pueda realizar entre concellos sin casos positivos en los últimos 15 o 7 días, independientemente de la provincia.

En la misma línea ha ido la crítica del president de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que ha dicho que Pedro Sánchez ha enviado "a la papelera" la experiencia que tiene "Cataluña por áreas sanitarias". "El Gobierno se equivoca usando la provincia como unidad básica territorial", ha señalado el conseller de Interior.

"El modelo provincial que supone un retroceso centralizador".

Desde el País Vasco, el lehendakari, Iñigo Ukullu, también ha rechazado el plan de transición avanzado por Sánchez. Considera que en él se plantea un "modelo provincial que supone un retroceso centralizador y una anomalía incomprensible".

Castilla y León también se suma a las quejas, al considerar "injusto" que una comunidad, con la extensión y dispersión que tiene, tenga que esperar a que toda una provincia esté sin casos nuevos para poder iniciar el desconfinamiento.

Baleares también se ha pronunciado en desacuerdo con lo anunciado por Sánchez y quiere que, además de Formentera, Menorca pueda iniciar la fase 1 de desescalada el 4 de mayo.

Por su parte, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, en una entrevista en Onda Cero ha afirmado que el plan de desescalada del Gobierno es "aceptable" en líneas generales, aunque apuesta por seguir avanzando en ciertas cuestiones: "No hay recetario para esto, estamos en un proceso de transición complejo y hay que tener una mentalidad flexible. Tenemos que intentar cometer los menores errores posibles".

Por eso, Puig ha destacado la importancia de la "atención primaria" y también "mantener los indicadores", aunque ha admitido las diferencias que existen sobre el modelo para la desescalada: "Creemos que la provincia como unidad territorial no es la más acertada, pero vamos a trabajar desde la buena voluntad sin hacer confrontación de una cuestión que no es la más definitiva"