El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas revisarán la obligatoriedad de las mascarillas al aire libre a pesar de que se cumpla la distancia social. Así lo ha anunciado Carolina Darias tras el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Y es que este martes se publicó en el BOE el decreto de la nueva normalidad, que recoge medidas como las relacionadas con el uso de mascarillas. En él se recoge la obligatoriedad de usar esta medida de protección en todos los espacios abiertos y cerrados, de ámbito público y privado, aunque se cumpla la distancia de 1,5 metros. Algo que ha generado ciertas dudas. Hasta ahora, en espacios como el campo o la playa, la mascarilla no era obligatoria si se respetaba la distancia marcada.

Esta polémica ha llevado a la titular de Sanidad a anunciar que tanto su ministerio, como las consejerías correspondientes, analizarán los aspectos técnicos del decreto para "armonizar, modular y contextualizar" de acuerdo a la "época y situación" en la que nos encontremos.

Si bien Darias ha señalado que "hay que ver qué margen de actuación" hay con la contextualización de los aspectos técnicos, ha recordado que la mascarilla son de uso obligatorio y "han llegado para quedarse", haciendo alusión a los países en los que las utilizan de manera habitual.

El Govern balear ya ha anunciado que no exigirá el uso de mascarillas en espacios naturales, incluidas playas y piscinas, siempre que se mantenga la distancia de seguridad. "Hemos hecho una interpretación de la normativa, y firmaremos una instrucción para que la conozcan las fuerzas de seguridad", ha indicado la Consellería de Salut.

En la misma línea se ha pronunciado la Comunitat Valenciana, que ha anunciado que su consellera propondrá que los usuarios de las playas estén exentos del uso de este elemento de protección siempre y cuando se encuentren dentro de un perímetro de distancia de 2 metros, y durante el baño. Sí han insistido en que "sea cual sea la normativa, los ciudadanos deben cumplirla siempre".