El primer contacto de Pedro Sánchez con Pablo Casado e Inés Arrimadas desde que comenzaran las negociaciones en busca de apoyos a su investidura será el próximo lunes 16. Tras recibir el encargo del rey, el presidente en funciones anunció que recibiría a los dirigentes del PP y de Ciudadanos.

A las 09:30 horas, el líder del PSOE se reunirá con el del Partido Popular en el mismo Congreso de los Diputados. Algo más tarde, a las 11:00 horas, será el turno de Inés Arrimadas. Se trata de la primera reunión a la que la portavoz de Ciudadanos acude tras la dimisión de Albert Rivera.

Este será el primer contacto de Sánchez con Casado y Arrimadas tras las elecciones

Y es que, la intención de los socialistas es reunirse con todos los partidos antes de celebrar un Pleno de investidura para asegurarse los apoyos suficientes. En este sentido, la portavoz, Adriana Lastra, se encontrará con los dirigentes del resto de formaciones, como ya ha venido haciendo, por ejemplo, Esquerra Republicana. La novedad está vez es que se incluye a Vox y a Bildu.

Casado, en contra de la investidura

A juzgar por sus últimos declaraciones, en el encuentro entre los líderes de PP y PSOE, Pablo Casado le trasladará a Pedro Sánchez algo que ha repetido desde que comenzaran las negociaciones: no apoyará su investidura ni votando a favor ni con una abstención.

Pablo Casado ha calificado de "lamentable" que Sánchez "utilice a los presidentes autonómicos de comparsas y atrezo para reunirse con Torra". Además le acusa de llevar meses sin atender sus demandas y aún les debe 2.500 millones. Y continúa: "Los presidentes socialistas deberían aprovechar para decirle que rechazan su negociación con los separatistas".

"Que no esté dos meses mareando la perdiz, que fije ya la fecha de investidura"

Además, el líder de los 'populares', que se ha quejado porque Sánchez no le haya llamado tras las elecciones, en un acto desde Bruselas este jueves ha señalado que le dirá a Sánchez que "lo que debe hacer es preguntarle a los barones socialistas" que, según él, "no están a favor de una denominación de conflicto político con lo que ocurre en Cataluña".

Para Casado, "Sánchez ya está eligiendo libremente sus socios y su idea de España", por lo que le pide que "no nos haga esperar más y no esté dos meses mareando la perdiz, que hable ya con Batet, (la presidenta del Congreso) y fijen fecha para la investidura".

La alternativa de Casado es que Sánchez negocie la abstención de Ciudadanos y Navarra Suma.

Ha insistido en que hay "otras alternativas", como negociar la abstención de Ciudadanos y Navarra Suma. "Si elige a ERC es porque quiere y, por tanto, la responsabilidad exclusiva de lo que pase a partir de ahora es suya".

Arrimadas, por la vía de los 221 escaños

Mientras, Inés Arrimadas, que ha pedido en reiteradas ocasiones una reunión con Sánchez, ha insistido en las últimas horas en la vía de los 221 escaños. Se reunirá con Sánchez el 16 de diciembre a las 11.00 horas en el Congreso.

Este jueves, en Al Rojo Vivo, ha defendido un acuerdo entre Partido Popular, Ciudadanos y PSOE. Es la fórmula en la que insiste, y después de rechazar apoyar la investidura de Pedro Sánchez si este impulsa un Gobierno de coalición con Unidas Podemos.

La portavoz de Ciudadanos considera que esta es la mejor opción, a pesar de que Pedro Sánchez y Pablo Casado se hayan manifestado en contra de la gran coalición. Y es que, los líderes de los partidos más votados no consideran viable un gran pacto que unifique sus escaños.

Sin embargo, la ya candidata a la presidencia de la formación naranja ha asegurado que si "Pedro Sánchez rectifica y se abre a la Constitución, el Partido Popular no va a tener más remedio que sentarse a hablar".

Arrimadas cree que si Sánchez rectifica, Casado "no va a tener más remedio que sentarse a hablar".

En cuanto a la presencia de su partido en este gran pacto, que no es necesaria porque solo cuentan con 10 escaños, ha apuntado que si bien no son "necesarios aritméticamente", si lo son "políticamente". Porque la portavoz 'naranja' considera que "a los votantes de PP y PSOE les resultaría más fácil aceptar el acuerdo si Ciudadanos estuviera presente".

Durante su intervención en Al Rojo Vivo, García Ferreras le ha preguntado por la posibilidad de abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez. En este caso, Inés Arrimadas lo tiene claro: "Yo me he partido la cara en Cataluña por defender la igualdad de los españoles, no voy a hacer vicepresidente a Pablo Iglesias".

"Si Ciudadanos apoyara el Gobierno, sumaríamos 175 escaños y en cada votación se va a depender de Más País, de Compromís, de Coalición Canaria, de Teruel Existe del BNG", ha destacado. Y es que, aunque de esta forma no dependan de los independentistas, considera que "no es estable" un Gobierno "con partidos nacionalistas".