Pedro Sánchez acude este miércoles al Congreso. Y lo hace un día después del fracaso de las negociaciones con Unidas Podemos que acerca la posibilidad de unas nuevas elecciones.

Los miembros del Ejecutivo no se someten al control de la oposición desde febrero, cuando se celebró el último Pleno antes de la disolución de las Cortes Generales con motivo del adelanto de las elecciones.

Antes del paréntesis estival, PP, Ciudadanos y Vox ya intentaron que se celebrara un Pleno del control al Ejecutivo alegando la sentencia del Constitucional que, tras la negativa del Gobierno de Rajoy a someterse a preguntas orales de la oposición mientras estuvo en funciones, dictaminó que pese a no tener plenos poderes, el Ejecutivo puede ser controlado por el Congreso.

Casado interpelará a Sánchez sobre "cómo valora la situación del país" y Rivera le pedirá que se pronuncie sobre si la actual situación política responde a las necesidades de la sociedad. Por su parte, el líder de Podemos Pablo Iglesias pedirá a Sánchez que haga balance sobre de su labor durante los meses que él y su Gabinete de Ministros llevan en funciones.

Quedan menos de dos semanas para que se cumpla el plazo y se convoquen nuevas elecciones.