Pedro Sánchez continúa este jueves la ronda de contactos en busca de los apoyos necesarios para aprobar los Presupuestos Generales del Estado. Lo hace con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, y el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, las dos formaciones que fueron claves para la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno.

Mientras que Esteban ha marcado su preferencia a aprobar unas Cuentas públicas que sean apoyadas por la mayoría de partidos que posibilitaron la investidura de Sánchez, Rufián se ha mostrado totalmente reacio a negociar unos presupuestos que cuenten con la voz y el voto de Ciudadanos, formación a la que considera "reaccionaria" e "incompatible" con los principios de ERC.

Aunque Pablo Iglesias, socio de Sánchez, ha abogado en una entrevista en Al Rojo Vivo por contar primero "con los que nos apoyaron, luego con los que se abstuvieron y al final con la derecha" para negociar las Cuentas, el presidente del Ejecutivo ha iniciado sus encuentros este miércoles con el jefe de la oposición, Pablo Casado, e Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos.

Por un lado, el Partido Popular ha reiterado tras la reunión su 'no' a los presupuestos del Gobierno de coalición y a la renovación de las instituciones. A pesar de que Casado ha defendido que acudía al encuentro "con la mano tendida", fija las líneas rojas en una negociación con Unidas Podemos.

Así, deja la pelota en el tejado del PSOE: "Le hemos transmitido que el problema es de ellos, no del PP. Iglesias pide que el rey abdique y nosotros, si vamos a negociar con alguien que pide demoler esto, es que empezamos mal".

Arrimadas, por el contrario, ha confirmado su "voluntad firme y real" para negociar unos Presupuestos "moderados, sensatos, que incorporen correctamente la ayuda de Europa y que no tengan ideologías contrarias a lo que necesita este país para que no acaben repartiéndoselo entre Rufián, Otegi e Iglesias en un despacho".

La líder de Ciudadanos ha comunicado su disposición al diálogo tras el encuentro con Sánchez, aunque no sin destacar que "no va a ser fácil negociar con este Gobierno". Y es que dice que las diferencias con Unidas Podemos se hacen evidentes, sobre todo cuando desde la formación morada vetan las negociaciones con Ciudadanos.

A pesar de todo, Arrimadas ha considerado una "obligación llegar a acuerdos con fuerzas políticas diferentes y dejar de lado el partidismo" para salir de la crisis que deja la pandemia.

Las preferencias del PNV y ERC

Los siguientes partidos en la ronda de contactos ya han comunicado cuáles son algunas de sus preferencias. El PNV ha manifestado que se inclina por unas cuentas públicas apoyadas por la mayoría que invistió a Sánchez porque daría "coherencia" al Ejecutivo. Es decir, sin Ciudadanos.

No obstante, el portavoz del Grupo Vasco ha mostrado su "voluntad" de "hablar y explorar", negociar en definitiva los futuros Presupuestos. "Hay que saber cuáles son los planteamientos, y en una entente en la que entran muchas ideologías y colores políticos diversos, hay que saber cuáles son los límites y encontrar terreno común", ha indicado.

Desde ERC, el hecho de que parte del Gobierno mire hacia Ciudadanos para aprobar los Presupuestos puede ser un importante condicionante para su apoyo. Gabriel Rufián, portavoz de la formación en el Congreso, ha reconocido que sus 13 diputados ya no son "tan imprescindibles" como sí lo fueron para la investidura, sobre todo después de la "activación" del partido de Arrimadas, con diez escaños, como "actor" en el tablero político. Especialmente, a raíz de su papel en las prórrogas del estado de alarma. Un protagonismo, el de la formación naranja, que no gusta entre los republicanos.

"Eso nos tiene que hacer reflexionar y hacer replantearnos nuestra estrategia a la hora de negociar o interlocutar con quien sea", ha llegado a plantear Rufián, que considera "nocivo" el acercamiento de la izquierda española a Ciudadanos.

Pablo Iglesias cree que "hay que cuidar la mayoría de la investidura"

El líder de Unidas Podemos ha manifestado su voluntad de asegurarse en primer lugar el apoyo a los Presupuestos de las formaciones que también apoyaron al Gobierno de coalición con la investidura de Sánchez.

"Primero hablaremos con los que nos apoyaron, luego con los que se abstuvieron y al final con la derecha", ha insistido en una entrevista en ARV. También ha defendido que los PGE que se van a negociar serán conjuntos, no solo del PSOE. Incluso, ha adelantado que él y el presidente del Gobierno presentarán conjuntamente el proyecto de presupuestos.

Aprobar unas Cuentas para hacer frente a la crisis que deja la emergencia sanitaria del coronavirus es además una de las prioridades del Ejecutivo. Así, Iglesias ha explicado que la intención es tener listo un borrador a finales de este mes de septiembre.