Pedro Sánchez ha respondido a las quejas de Quim Torra, que ha tachado de "vacío" el gesto del presidente en funciones de llamarle por teléfono dentro de esa ronda de contactos con los presidentes autonómicos: "Me llama la atención que quien reclama diálogo critique el diálogo con él y con el resto de presidentes".

"Me llama la atención que quien reclama diálogo lo critique".

Torra cree que Sánchez "no soluciona nada con una llamada" y consideran insuficiente el anuncio de Sánchez.

De hecho, ya está confirmado que el martes 17 por la mañana va a llamar al lehendakari, Íñigo Urkullu. Y desde Moncloa insisten en que seguirán el orden protocolario, de antigüedad del estatuto de autonomía, con lo cual el siguiente en la lista es Torra.

Según fuentes de la Presidencia, Torra considera que el problema no es una llamada: "Lo que hace falta es respeto institucional, bilateralidad Cataluña-España, reconocimiento de los sujetos políticos y una propuesta democrática para dar salida a la autodeterminación y el fin de la represión. Es necesario que todo el mundo esté a la altura del momento político y encare el conflicto con valentía y coraje, y no con gestos vacíos y estériles".

ERC se 'atribuye' la llamada a Torra

La portavoz y secretaria adjunta de ERC, Mata Vilalta, asegura que fueron ellos los que, en la negociaciones que mantienen con el PSOE, pidieron a los socialistas que el presidente en funciones llamara a Torra como "gesto". "Le pedimos al PSOE que se tenían que respetar las instituciones catalanas y de sus máximos dirigentes y que hacía falta una llamada al presidente como gesto", dijo este jueves en una entrevista de Nació Digital.