El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que las Comunidades Autónomas no necesitan más leyes para implementar restricciones con las que hacer frente a la pandemia de coronavirus en sus respectivos territorios. Así se ha expresado el líder del Ejecutivo en Atenas, ciudad a la que se ha trasladado para participar en un foro económico y reunirse con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

Así, Sánchez ha descartado que se vayan a producir cambios legales para poder amparar a las regiones ahora que ha expirado el estado de alarma, lo que deja en manos de los Tribunales Superiores de Justicia y, en última instancia, del Tribunal Supremo que se puedan activar determinadas restricciones que afecten a derechos fundamentales, como el de movilidad o el de reunión.

"El Ejecutivo siempre va a ir de la mano con las autonomías para dar una respuesta conjunta al virus, pero en este momento las comunidades tienen los instrumentos suficientes para dar la respuesta", ha destacado el presidente del Gobierno, que ha aprovechado su intervención para indicar que los datos que mantiene España por su situación epidemiológica actual "son buenos". Tan claro lo tiene que ha puesto en marcha una cuenta atrás para llegar a su principal objetivo.

"Estamos a solo 100 días de lograr la inmunidad de grupo", ha asegurado Sánchez tras la cumbre bilateral en Grecia, lo que indica que el próximo 18 de agosto se cumpliría el propósito del Ejecutivo. Esto es, un mes antes del que se solía apuntar, para tener vacunado al 70% de la población. No obstante, el presidente del Gobierno ha querido matizar que, si bien los datos son buenos, la población no puede confiarse ni "bajar la guardia".

Para Sánchez, "estamos ante un momento muy esperanzador de lograr la inmunidad de grupo" y ha considerado que el ritmo de vacunación "está yendo muy bien". Pero ha querido recordar que "el virus sigue circulando" y se tienen que "preservar todas las medidas de seguridad" para evitar situaciones como las que se vivieron pocas horas después de decaer el estado de alarma, con fiestas y otro tipo de aglomeraciones en ciudades como Madrid y Barcelona.

Referencia a las palabras del ministro Campo

Las palabras de Sánchez se dan después de que, a primera hora de la mañana de este lunes, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, apuntara que el Ejecutivo valoraba la posibilidad de impulsar cambios legales que permitieran a las comunidades aplicar restricciones que hasta ahora sólo estaban amparadas en el extinto estado de alarma; una valoración que exhibió en un artículo en el diario 'El País' pero que descartó poco después en Al Rojo Vivo.

Y es que en el programa presentado por García Ferreras, Campo aclaró que el Gobierno no se plantea llevar a cabo ninguna reforma legal, aunque sí ha recordado que los líderes autonómicos pueden pedir al Ejecutivo central aplicar el estado de alarma en su territorio para, por ejemplo, decretar un toque de queda: "Los gobiernos autonómicos siempre tienen la posibilidad de solicitar la declaración para su territorio, con el alcance que consideren, del estado de alarma".