El presidente del Gobierno Pedro Sánchez comparece desde la Moncloa para hacer balance de su gestión, presentando el informe de rendición de cuentas que lleva por título 'Cumpliendo'. Una comparecencia en la que ha anunciado que el Ejecutivo va a presentar en septiembre a la Comisión Europea dos propuestas.

Una de ellas será la de reformar el mercado eléctrico para desacoplar la evolución del precio del gas de la evolución del precio de la electricidad. Y la segunda propuesta se basará en la intervención en el mercado energético para poner un tope al precio de las emisiones de CO2. Ambas medidas servirán, según el presidente, para ayudar a doblegar la curva de la inflación. Algo que a lo largo de su comparecencia ha destacado como un problema real, principal en estos momentos para el Ejecutivo, aunque ha insistido en que no es sólo un problema de España sino de toda Europa.

Sánchez ha defendido también que España es un país "solidario", como se demostró en la reunión de los ministros de Energía de esta semana en Bruselas para abordar las posibles limitaciones en el consumo de gas para este invierno, pero ha subrayó que el Gobierno va a hacer lo necesario para "proteger a las familias, a las empresas y la senda de crecimiento económico en la que vamos avanzando".

Hoy los datos presentados del mes de julio sitúan el IPC en el 10,8%, una cifra que no se veía desde septiembre de 1984. Sánchez ha defendido, no obstante, la acción del Gobierno para hacer frente al alza de precios. Ha señalado que desde que empezaron a subir precios, el Gobierno ha impulsado 30.000 millones en ayudas clase media y sectores más afectados, que representan el 2,3 puntos del PIB.

"Actuamos sin el apoyo de la derecha conservadora"

Sánchez ha comenzado recordando a las víctimas de la guerra en Ucrania y enumerando las medidas que se han tomado para paliar las consecuencias de la guerra en nuestro país, después de haber pasado una pandemia y con la mente puesta "siempre en los más vulnerables".

Desde el aumento del salario mínimo, hasta las ayudas al combustible o los recientes impuestos a la banca y a las energéticas. Así, Sánchez se ha mostrado muy contundente al pedir a los ciudadanos que sean ellos los que valoren el papel que ha tenido la derecha y la ultraderecha en todas las medidas que ha puesto en marcha el gobierno para proteger a los más vulnerables. "Actuamos sin el apoyo de la derecha conservadora", ha insistido. "Dejo a criterio de los ciudadanos determinar a qué se ha dedicado la oposición de derechas y la ultraderecha y a qué intereses está defendiendo en esta situación tan extrema y tan compleja, que está atravesando nuestro país y también Europa", ha sentenciado.

En al misma línea, Sánchez ha seguido defendiendo que las medidas adoptadas funcionan y entiende como una prueba de ello que la Comisión Europea haya liberado hoy mismo el desembolso de 12.000 millones de euros para nuestro país, tras el visto bueno de los Veintisiete y la luz verde del Ejecutivo comunitario. Un segundo paquete de hitos y objetivos que se suma así a los 9.036 millones de euros de prefinanciación de mediados de agosto del pasado año y a los 10.000 millones de euros del primer desembolso, recibidos en 2021.

Nuevo paquete de medidas de ahorro energético

Sánchez ha avanzado también que el lunes se dará a conocer un "paquete de medidas urgentes para la eficiencia y el ahorro energético" que se llevará al próximo Consejo de Ministros.

Estas medidas han sido "debatidas e informadas" con las empresas del sector energético, también trasladadas a los grupos parlamentarios, y serán comunicadas a la población el lunes "para que todos colaboremos en una tarea que es de todos".

"Ahorrar energía es prioritario y es una tarea de todos", ha defendido Sánchez, medidas que ayudarán a reducir la factura eléctrica, así como para ayudar a "reducir nuestra dependencia del agresor", refiriéndose a Putin.