Pedro Sánchez ha vuelto a desmarcarse de su socio de Gobierno, agrandando aún más el escollo que hay en estos momentos entre PSOE y Unidas Podemos. Esta vez lo ha hecho condenando los disturbios por la detención de Pablo Hasél e insistiendo en que "la democracia ampara la libertad de expresión, pero no la violencia".

Esta es la primera vez que el presidente se pronuncia sobre los disturbios de las protestas que se organizaron en Madrid el pasado 17 de febrero. Algunos manifestantes generaron destrozos en las calles de la capital y se produjeron importantes cargas policiales en una manifestación que se organizó en apoyo al rapero Hasél tras su ingreso en prisión.

"En una democracia resulta inadmisible el uso de cualquier tipo de violencia, no hay excepción. La violencia es un ataque a la libertad de los demás y el Gobierno le hará frente", son las declaraciones que ha dejado en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Mérida, donde ha comparecido junto al presidente de la Junta de Extremadura.

La violencia es un ataque a la libertad de los demás y el Gobierno le hará frente"

Pedro Sánchez

Una condena que llega poco después de que laSexta haya destapado que varios ministros socialistas han pedido a su presidente que se muestre firme frente a Unidas Podemos. Y es que estas fuentes reconocen que se sienten como "si estuvieran encima de un polvorín". Consideran que esto está produciendo un desgaste en el Ejecutivo de coalición, aunque sí tienen claro que el acuerdo no se va a romper.

Ante esto, Sánchez ha querido dejar claro que en España "hay una democracia plena" y el "Gobierno ya ha manifestado su intención de mejorar" el ámbito de "la libertad de expresión". Se desmarca una vez más de Pablo Iglesias, que desde hace unas semanas viene defendiendo que en nuestro país no hay una "normalidad democrática".

Así, el líder socialista envía también un mensaje a Pablo Echenique, que a través de redes sociales mostró su "apoyo a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles". Enrique Santiago (Unidas Podemos) ha asegurado que su formación condena toda la violencia de género, pero cree que el debate es "sobre la no libertad de expresión en este país".

La oposición cree que el mensaje llega "tarde" y es "insuficiente"

La oposición considera que estas declaraciones de Pedro Sánchez llegan "tarde" y son "insuficientes". Begoña Villacís, líder Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, cree que también tendría que haberse dirigido a Pablo Iglesias.

"Va tarde e insuficiente, como siempre. No se trataba solo de condenar los altercados, sino de condenar también al vicepresidente del Gobierno que los ha alentado", ha publicado en redes sociales. En Más Vale Tarde, Begoña Villacís ha pedido que Sánchez repruebe a Iglesias.

Casado ha advertido a Sánchez de que será "corresponsable" de lo que suceda "si no para a su vicepresidente"

Por su parte, Pablo Casado ha advertido al presidente de que será "corresponsable" de lo que pueda suceder en próximas protestas "si no para a su vicepresidente".

También ha pedido "la dimisión de los ministros que justifican la violencia". Lo ha hecho a pesar de que ningún miembro del Gobierno se ha pronunciado a favor de los disturbios y de que varios dirigentes del Ejecutivo ya han condenado lo ocurrido en las protestas.

Isabel Díaz Ayuso critica que haya un "ambiente preguerracivilista" y que Unidas Podemos, "si son los suyos", apoyen que los manifestantes "puedan hacer barbaridades".