El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prevé que la vacunación a los alumnos de ESO (12-16 años) y de Bachillerato (17-18) pueda producirse dos semanas antes de que dé arranque el próximo curso en septiembre.

"De cumplirse con las autorizaciones previstas por la Agencia Europea del Medicamento, podríamos empezar la vacunación de los alumnos de la ESO y Bachillerato dos semanas antes del comienzo del curso académico", ha dicho Sánchez durante un homenaje a la comunidad educativa por su esfuerzo durante la pandemia.

Acompañado por las ministras de Educación y Sanidad, Isabel Celaá y Carolina Darias, el presidente ha señalado que la inoculación de los estudiantes será "un paso decisivo para la tan ansiada recuperación de la normalidad económica, social y educativa".

"No ha sido fácil para nadie, pero entre todos ha sido fácil superar las expectativas que nos habíamos puesto al principio de curso", ha felicitado Sánchez.

El anuncio llega apenas cuatro días después de que la Comisión de Salud Pública, que reúne a técnicos del Gobierno y las Comunidades autónomas, avalara la vacunación contra el COVID-19 a todas las personas a partir de 12 años.

La propia ministra Celaá ya apuntaba a que los niños comenzarían el nuevo año escolar con la pauta completa frente a la enfermedad. "Puede ser que, por una cuestión de logística, los alumnos puedan ser vacunados la primera semana de septiembre, a principios del curso, con el fin de tenerlos a todos juntos", señaló en una entrevista en La 1.

De momento, la única fórmula que cuenta con la aprobación del regulador europeo para ser inoculada a los menores es la de Pfizer, por lo que, a falta de confirmación, esa sería la marca que se inyectaría a los jóvenes.