Una de las cuestiones centrales para España en el Consejo Europeo es la negociación sobre la energía, y la propuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para atajar el "desbocado precio del gas", es que los Veintisiete permitan a España y Portugal actuar como una "isla energética", porque, esgrime, en la Península Ibérica "el mercado energético nos daña el doble".

Por el momento, parece casi imposible lograr un acuerdo aplicable a todos los países de la UE para poner un tope al precio del gas y desligarlo de la electricidad, y de ahí la fórmula de Sánchez, una propuesta que cree "razonable y muy sólida". "El Gobierno de España ha venido proponiendo al Consejo europeo distintas formas para poder paliar esta conexión entre el precio del gas y su traslación al precio de electricidad [...] Pero no hay una solución mágica para poder resolver el problema de la energía", ha reconocido el jefe del Ejecutivo. Otra de las propuestas de nuestro país sería la de la compra común de este bien.

España lanzará la propuesta de la mano de Portugal, según ha detallado Sánchez en declaraciones a los medios: "Hemos planteado una propuesta rigurosa y sólida que no pone en cuestión para nada el función del mercado energético europeo", una iniciativa con la que cree que dará a ambos gobiernos la capacidad para "responder de manera contundente al precio del gas".

El debate se dará este viernes y Sánchez espera que concluya con un buen acuerdo para Europa y para la Península Ibérica. "Es importante encontrar una fórmula que se adecué a la realidad geográfica y energética de la Península Ibérica. Es una 'isla energética' porque solamente tiene un 2,8% de interconexión con el norte Europa". "Estamos escasamente integrados en el mercado energético europeo, pero en cambio todas las reglas del mercado se aplican sobre España y esto es algo que efectivamente nos daña doblemente", ha apostillado el jefe del Ejecutivo.

EEUU aumentará el suministro de gas a Europa para aislar a Rusia

En este contexto, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, anunciarán este viernes desde Bruselas un acuerdo para aumentar el suministro de gas a la Unión Europea. El objetivo de dicho acuerdo es ayudar a reducir la dependencia del suministro de combustibles fósiles de Rusia.

"Presentaremos un nuevo capítulo de nuestra asociación energética: gas natural licuado adicional de Estados Unidos a la Unión Europea para reemplazar el gas natural licuado que tenemos de Rusia. Un importante paso adelante", ha detallado la presidenta de Ejecutivo comunitario.