Pedro Sánchez insiste en no prorrogar el estado de alarma más allá del 9 de mayo porque considera que hay "herramientas" suficientes para seguir aplicando las medidas sanitarias necesarias para frenar la expansión del coronavirus. Recuerda, además, que el plan de vacunación está va a seguir intensificándose y esto va a aumentar la inmunidad de la población.

En respuesta a las comunidades autónomas y los partidos que le han pedido que explique cuál es la alternativa a esta medida, ha destacado que "el marco jurídico va a seguir siendo el Consejo Interterritorial con el control de los tribunales superiores de justicia".

Así, ha defendido que el Ministerio de Sanidad seguirá acordando con sus homólogos en las comunidades autónomas las restricciones a aplicar. En este sentido, ha recordado que "los tribunales han dicho en varias ocasiones que los acuerdos acordados en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud son de obligado cumplimiento".

Por ello, el presidente del Gobierno considera que no es necesario prolongar el estado de alarma. A su juicio, las restricciones podrán seguirse aplicando a través de los acuerdos entre autonomías y Ejecutivo central.

También ha dirigido la atención hacia el plan de vacunación. Al respecto, ha indicado que la campaña se va a "intensificar" en las próximas semanas y en agosto se alcanzará "el 70% de la población" inmunizada, lo que significa unas 33 millones de personas vacunadas para finales de este verano. "Vamos a tener un escenario distinto", ha apostillado ante los medios.

Una firme declaración que llega cuando algunos grupos parlamentarios han solicitado, tras la Junta de Portavoces, que les informe del plan "alternativo" al estado de alarma. Este mismo martes diputados del PP, EH Bildu, Compromís y Más País han instado a Sánchez a legislar para que se puedan seguir aplicando las restricciones. El PNV ha ido más allá, y ha solicitado que se prolongue el estado de alarma porque, a su juicio, "no hay más herramientas".