El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, está dispuesto a seguir intentando alcanzar un acuerdo con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que haga posibe su investidura.

"He llamado a Pablo Iglesias para negociar primero el programa y, después, la composición del Gobierno. Debemos hablar de contenidos y conocer el grado de consenso. Lamentablemente, ha rechazado la propuesta. Seguiremos intentándolo".

 

Así lo trasladó Sánchez en un mensaje vía Twitter minutos después de que fuentes de Podemos aseguraran que "Sánchez sigue inamovible en su posición" y "no está dispuesto a negociar el programa de un gobierno de coalición ni a compartir responsabilidades de gobierno con Unidas Podemos proporcionales a los votos".

Tras el fracaso de la reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias del martes, el presidente del Gobierno en funciones había anunciado en una entrevista en TVE que llamaría a Pablo Iglesias para poner en marcha los equipos negociadores y aparcar "diferencias".

Tras reconocer que es "evidente" que el método con el que han empezado a negociar Iglesias y él "no ha sido el conveniente", ha apostado por "rebobinar y volver al punto de partida" para negociar. Sánchez ha insistido en defender su propuesta de Gobierno de cooperación en lugar de la coalición como pide el líder de Podemos.

El líder del PSOE propone "volver al punto de partida" para negociar con Podemos la investidura.

El líder del PSOE ha repetido en varias ocasiones la razón por la que no quiere la coalición: la necesaria "cohesión interna absoluta" que necesita el Gobierno en cuestiones de Estado como Cataluña y que no cree posible con la presencia de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros.

Aunque en la entrevista no ha querido desvelar si Iglesias le ha pedido la vicepresidencia, fuentes del entorno del presidente han afirmado a laSexta que en ninguna de sus conversaciones con el líder de Podemos se le ha ofrecido ministerios.

Sánchez ha insistido en su intención de no depender de los partidos independentistas para su investidura, de ahí que siga pidiendo a PP y Ciudadanos que faciliten la gobernabilidad con su abstención.

Ha recalcado que su obligación es "garantizar la investidura, un Gobierno que funcione, estabilidad y una suficiente cohesión interna" para que los "desafíos" de Estado "sean respondidos de forma adecuada".

Evitar el bloqueo

El presidente, por primera vez, se ha manifestado públicamente a favor de cambiar el artículo 99 de la Constitución que regula la investidura para que no pueda haber bloqueo. "Este artículo no funciona, hay que reformarlo". "Es el primer acuerdo de país que yo voy a ofrecer".

Sánchez ha apelado a lo que sucede en los ayuntamientos, donde si no hay acuerdos alternativos gobierna la lista más votada. "No digo que sea la fórmula para la gobernabilidad de España pero es evidente que debemos encontrar un mecanismo que permita una investidura e impida coaliciones negativas que aboque a una repetición electoral". Lo planteará, ha dicho, en su discurso de investidura.

Sánchez va a proponer reformar la Constitución para que, en caso de bloqueo, gobierne la lista más votada.

Por ello ha reclamado que "si al final es imposible llegar a un acuerdo que gobierne la lista más votada", es decir el PSOE. "Daría una solución a esta crisis para que fuera la última vez que un candidato a la Presidencia sufra un bloqueo de estas características".