"Misión cumplida". Es el mensaje que Pedro Sánchez ha querido trasladar este viernes tras dar por finalizadas las operaciones del Ejército español en Afganistán con el aterrizaje en Dubái de los dos últimos vuelos desde Kabul con militares, personal de la Embajada y colaboradores afganos, a quienes esta tarde recibirá en Torrejón.

En una comparecencia desde Moncloa, el presidente del Gobierno ha hecho balance del operativo español de repatriaciones y ha expresado su agradecimiento a quienes han participado en el mismo por "el éxito de una operación hecha bajo unas condiciones dramáticas, de extrema dificultad".

El líder del Ejecutivo ha manifestado "orgullo de país y de los servidores públicos que tenemos" durante una intervención en la que ha detallado que se ha podido evacuar a unas 2.206 personas desde Afganistán y que en los últimos días han aterrizado 17 vuelos de repatriación en la base aérea de Torrejón de Ardoz, 11 de ellos fletados por España y otros seis por la Unión Europea.

En concreto -ha precisado- se trata de 1.671 personas del contingente español, 333 de la Unión Europea, 131 de Estados Unidos, 50 de la OTAN y 21 de Portugal. De las personas llegadas a España, ha agregado, el 47% son mujeres y un 40% son menores.

No obstante, a preguntas de la prensa Sánchez ha reconocido que el Gobierno no tiene "una cantidad exacta de personas afganas que han colaborado con el Gobierno de España que hayan podido quedarse allí".

Sánchez: "España no va a dejar solo al pueblo afgano"

Sin embargo, Sánchez ha asegurado durante su comparecencia que "España no va a dejar solo al pueblo afgano". "Ya estamos pensando en cómo podemos articular un operativo para poder seguir sacando a aquellos colaboradores afganos y a sus familias que por desgracia no hemos podido sacar", ha afirmado.

"Hemos permanecido en Kabul hasta el último segundo mientras se ha garantizado la seguridad de la operación, pero seguimos comprometidos con la defensa de los derechos humanos y la libertad en dicho país", ha prometido el presidente, que ha indicado que el Gobierno sigue buscando "vías de ayuda para seguir evacuando al mayor número de personas que han colaborado con nuestro país y con la comunidad internacional" durante las últimas dos décadas.

"Hemos cumplido una primera misión, pero no es la última", ha agregado Sánchez, que ha señalado que "deberemos ocuparnos de los refugiados", particularmente de las mujeres refugiadas, y ha hecho un "llamamiento a que la Unión Europea actúe conjuntamente" en su respuesta a la situación de Afganistán, de la que ha dicho que "es una tragedia, es una crisis y es un fracaso".

El líder socialista, que ha reiterado su "más enérgica condena" a los atentados que la víspera dejaron al menos 95 víctimas mortales en el aeropuerto de Kabul, asimismo ha garantizado que "España va a trabajar con todos los aliados para combatir el terror y para garantizar la seguridad dentro de las fronteras de Afganistán, pero también fuera de ellas".

"Siempre trabajamos con el horizonte de que el día 27 todos los españoles y todo el contingente último que queríamos retornar a nuestro país llegara sano y salvo", ha afirmado asimismo el presidente, que ha indicado que le resulta "difícil comprender" las críticas al operativo.

 

Precisamente, este viernes el líder del Ejecutivo ha presidido la reunión del Grupo de Trabajo que supervisa la operación de repatriación, en la que también han participado los titulares de Trabajo, Exteriores, Defensa, Interior, Sanidad e Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, así como el ministro de la Presidencia.

España no ha sido el único país que ha dado por finalizadas las operaciones de evacuación: la mayoría de países han anunciado su retirada, a excepción de Estados Unidos, que prevé retirar sus tropas definitivamente el próximo 31 de agosto.

Mientras tanto, la situación en el aeropuerto de Kabul es extrema. Este jueves un doble atentado suicida se saldaba con la muerte de, al menos, 95 personas y dejaba heridas a otras 150. El ISIS ha reivindicado la autoría los ataques, de los que ya venían advirtiendo algunos líderes internacionales.