El Gobierno decidirá sobre los indultos a los presos del procés antes de mes y medio. Así lo han indicado fuentes del PSOE a laSexta, que señalan que la decisión se tomará antes de la segunda quincena de julio, a pesar de que el propio Pedro Sánchez ha evitado dar fechas este mismo lunes.

En rueda de prensa junto a su homólogo polaco, el presidente del Gobierno ha rechazado marcar un calendario para los indultos y ha insistido en la necesidad de "dejar trabajar al Ministerio de Justicia" para que elabore los 11 expedientes y que estos puedan ser debatidos en el Consejo de Ministros.

No obstante, Sánchez ha hecho hincapié en que el Ejecutivo tomará esta decisión "en conciencia" y que esta permitirá "transitar de un mal pasado hacia un futuro mejor".

Preguntado acerca de la división que esta cuestión ha generado dentro de su propio partido, con críticas de barones como Emiliano García-Page o del expresidente Felipe González, el líder socialista ha restado importancia a su coste político. "Ayudar a resolver problemas no representa un coste", ha aseverado, agregando que "el coste para el país sería dejar las cosas tal y como están, enquistadas en el año 2017".

El coste para el país sería dejar las cosas tal y como están"

Pedro Sánchez, sobre el coste de los indultos

Durante su intervención, Sánchez también se ha remitido a su discurso de investidura hace ya más de un año, reiterando la necesidad de "retomar la vía política" tras años de "desencuentro y judicialización" de la crisis en Cataluña.

"El Gobierno y el Consejo de Ministros abordarán esta cuestión de lo indultos, una vez escuchadas todas las partes", ha indicado el presidente, días después de que el Tribunal Supremo se posicionase en contra. Además, ha repetido que la decisión se adoptará "no pensando tanto en los afectados como en los millones de ciudadanos catalanes y del conjunto del país que lo queremos es vivir en convivencia".

En este sentido, el líder del Ejecutivo ha hecho hincapié en que la decisión sobre los indultos "será una decisión que abra una nueva etapa, que deje atrás un mal pasado que no enorgullece a nadie de los que entonces lideraban las instituciones" y con la que "abrir un futuro de convivencia".