El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha protagonizado un primer encuentro con el president de la Generalitat, tras la toma de posesión de Pere Aragonès, en el complejo de la Moncloa. Una reunión, de más de dos horas y media de duración, que según Aragonès ha constatado "las posiciones alejadas entre el Govern y el gobierno de España y las diferencias sobre cómo resolver el conflicto político".

Y este desacuerdo, defiende el president, tiene que resolverse "a través del diálogo, de la negociación y de la voluntad de acuerdo que tendrá que ser votado y avalado por la ciudadanía catalana". Su propuesta para esa negociación ya ha sido avanzada, reclamarán "amnistía", "autodeterminación" y el "fin de la represión", y advierte, sobre la negociación "más compleja que haya hecho el Gobierno de Cataluña": "No será fácil porque no renunciaremos. Nosotros vamos a ir con toda la ambición para defender un referéndum".

Pero tras la reunión, el Gobierno ha preferido no poner tanto el acento sobre la mesa de diálogo y más sobre la importancia de normalizar las relaciones entre gobiernos. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha aclarado que "en ningún momento Sánchez ha hablado de amnistía, situación de exiliados o autodeterminación". Con todo, destacan un "clima de cordialidad, recuperación de la normalidad institucional y lealtad mutua".

Sin insistir demasiado, Montero ha reiterado que, para el "conflicto de Cataluña que lleva demasiado tiempo enquistado", la voluntad del Gobierno pasa por "abrir una nueva etapa en Cataluña dejando atrás la confrontación de los últimos años" y buscar los puntos de unión "en el marco de la legalidad de la Constitución" para que Cataluña pueda mejorar. Para ellos, dice la ministra, "España no tiene sentido sin Cataluña y Cataluña no se entiende sin España".

La negociación no será fácil porque no renunciaremos"

Pere Aragonès

La mesa de diálogo se retomará en septiembre

El Govern acudía con la intención de que de esta reunión bilateral saliese la fecha para empezar con la mesa de diálogo que aborde el conflicto independentista en Cataluña, y lo han conseguido. Ambos gobiernos se han emplazado para que la mesa de diálogo se retome la tercera semana de septiembre en Barcelona.

También quería Aragonès llegar aun pacto sobre cómo será la metodología a seguir y el contenido a tratar, algo que, según ha explicado en rueda de prensa posterior al encuentro desde el Centro Cultural Blanquerna de Madrid, lo gestionarán los equipos negociadores en las próximas semanas.

El propio Aragonès expresaba, minutos antes de la cita, su prioridad: "Reactivar el diálogo sincero y la negociación con el estado". Así lo despejabael president en un mensaje de Twitter: "Es tiempo de acción y no de renuncias. Cataluña reclama la amnistía y la autodeterminación. Y el fin inmediato de la represión. Reactivar el diálogo sincero y la negociación con el estado es la prioridad, sabiendo de dónde venimos, dónde estamos y donde queremos ir. Nosotros lo tenemos claro".

 

Por su parte, fuentes de la Moncloa indicaban a laSexta que el presidente del Gobierno tenía la intención de centrar el encuentro "en la economía y en los problemas que realmente preocupan a los catalanes". Así, como ha destacado Montero, la situación de la pandémica ha ocupado parte del tiempo de la reunión, en la que también ha habido espacio para tratar la "normalización de las relaciones" y hablar de "materia socioeconómica", con temas tan dispares como mejoras en las infraestructuras (el aeropuerto del Prat o Cercanías), las inversiones de los fondos europeos o la candidatura de los Pirineos de Barcelona para los Juegos Olímpicos de Invierno 2030.

El Gobierno pide no someter el diálogo a presión

"No hay recetas mágicas. No somos ingenuos y sabemos que no va a ser fácil", ha subrayado la portavoz del Gobierno sobre el diálogo bilateral que se reanudará en septiembre.

De este modo, pide "no someterlo a presión o ansiedad", y trabajar con "tiempo sosiego" en "esa aspiración de autogobierno en la que lleva trabajando Catalunña hace muchos años". "Debemos generar un margen de confianza y ser leales para encontrar soluciones viables y concretas", ha zanjado la ministra de Hacienda.

El encuentro tiene lugar justo una semana después de la concesión de los indultos a los políticos independentistas que participaron en el procés y que ya han sido excarcelados. Precisamente, el jefe del Ejecutivo comparecerá este miércoles en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de los nueve indultos y responder al resto de grupos parlamentarios.