La Comisión de Salud Pública celebrada este martes ha acordado lanzar la recomendación de esperar cinco meses tras una infección por coronavirus para recibir la tercera dosis de recuerdo de la vacuna contra el COVID-19.

Así, las personas con la pauta completa de vacunación que se contagien sintomática o asintomáticamente por coronavirus deberán esperar un mínimo de cuatro semanas desde la infección para recibir la tercera dosis, aunque la recomendación son ahora cinco meses.

Hasta ahora la recomendación sanitaria era esperar esas cuatro semanas tras el diagnóstico de la infección, pero se ha tomado la decisión de cambiarla debido a que ha quedado demostrado que una infección tras la pauta completa desarrolla una inmunidad más potente.

Según la comisión, las evidencias científicas muestran que el hecho de tener una infección por COVID-19 tras tener la pauta completa de vacunación hace que se desarrolle una respuesta inmune más potente y más amplia en términos de neutralizar otras variantes del virus, en comparación con la respuesta inmune observada en personas que solo padecieron infección o que solo recibieron dos dosis.

Además, señalan que "las infecciones por ómicron aumentan la respuesta de células de memoria a antígenos víricos diferentes a la proteína S en comparación con las infecciones tras vacunación causadas por la variante Delta", algo que "implica una ampliación de la inmunidad".

Los niños que hayan superado el COVID recibirán la segunda dosis a partir de las 8 semanas

Además de esa recomendación para adultos, los menores de 11 años que se infecten de COVID-19 después de la primera vacuna tendrán que recibir la segunda dosis a partir de las ocho semanas tras el diagnóstico de la infección. En cambio, si contrajeron el virus antes de ser vacunados por primera vez solo se les inoculará una dosis del suero a partir de las ocho semanas.

La Comisión de Salud Pública, además ha recomendado ahora que las personas de 12 años que hayan superado el COVID reciban la tercera dosis a partir de los cinco meses.

En un documento fechado a 23 de diciembre de 2021 el Ministerio de Sanidad establecía que los menores diagnosticados de coronavirus después de la primera dosis podían recibir la segunda cuatro semanas después de la infección. Lo mismo ocurría en el caso de que hubieran contraído el virus antes de vacunarse. Unos plazos que ahora establecen en ocho semanas.

El criterio para los menores que no se hayan contagiado sigue igual. Como recoge el ministerio en un documento, los niños deben recibir dos dosis de Pfizer de 10 μg/dosis con un periodo de tiempo de ocho semanas.

En caso de los niños inmunodeprimidos o en tratamiento inmunosupresor, que pueden tener una respuesta inferior a la población general tras la pauta convencional, se recomienda la administración de una dosis adicional de la vacuna con una separación de al menos 8 semanas tras la segunda administración.