Gabriel Rufián ha sido uno de los primeros políticos en reaccionar a la detención de nueve personas relacionadas con los Comités de Defensa de la República (CDR) que supuestamente se estaban preparando para llevar a cabo actos violentos.

El portavoz de ERC en el Congreso ha emitido un duro mensaje a través de Twitter, en el que ha asegurado que se ha detenido a estas personas para, a posteriori, "buscar pruebas en su contra", algo que ha tachado de antidemocrático.

"Vives en un país en el que se detiene a gente de madrugada para buscar pruebas en su contra. Lo comento porque en democracia es justo al revés", ha escrito. "La única pregunta que cabe hacerse es quién será el siguiente", ha agregado Rufián. "Ya avisamos. El 'A por ellos' era un 'A por todos'", ha añadido.

 

En similar sentido se ha pronunciado la portavoz de Junts per Catalunya, Laura Borràs, que ha tachado la operación de la Guardia Civil de "opaca y criminalizadora contra el independentismo", por lo que ha pedido la comparecencia del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska. "¿Primero detienen, luego investigan?", ha criticado en un tuit, para a continuación añadir: "¡Queremos explicaciones!".

 

Por otra parte, en otro mensaje publicado en la misma red social, Rufián asimismo ha arremetido contra cómo, a su juicio, se están haciendo eco de las detenciones los medios de comunicación, asegurando que "hoy leerás artículos escritos en comisarías y no en redacciones".