A falta de apenas cinco días para el debate de investidura, el portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, Gabriel Rufián, ha deslizado que su partido está entre la abstención e incluso un voto favorable a Pedro Sánchez, después mantener una reunión de casi una hora con la portavoz socialista, Adriana Lastra.

Aunque ha matizado que su grupo tomará la decisión definitiva este viernes, Rufián no ha descartado el 'sí' porque, dice, no será su partido el responsable de una repetición electoral que dé a la derecha la oportunidad de regresar a La Moncloa.

Para Rufián, dar una "segunda oportunidad" a los partidos de la derecha sería una "irresponsabilidad histórica", ya que, dice, hubo muchos ciudadanos que votaron "con la nariz tapada" en las pasadas elecciones.

El portavoz de ERC ha afirmado que no ha negociado "absolutamente nada" con Lastra durante la reunión que ambos han mantenido.

Por otra parte, ha advertido de que la postura de 'no bloqueo' de ERC sería muy difícil de mantener en septiembre si la investidura resulta fallida la próxima semana, porque, ha indicado, con la sentencia del 'procés' de por medio, sería imposible hacer política.

Rufián ha aprovechado para pedir responsabilidad al resto de partidos. "Que nadie se levante de la mesa de negociación hasta el último minuto", ha instado a PSOE y Podemos, para que esta pueda ser la "legislatura del diálogo" en la que "haya una resolución del conflicto político en Cataluña".

El portavoz de Esquerra ha reclamado a ambas formaciones a que dejen de hablarse a través de los medios de comunicación y de "amenazarse" porque "se tienen que poner de acuerdo".

Asimismo, ha afirmado que su voto no estará "condicionado por otra fuerza" porque "es autónomo y en ningún caso puede estar condicionado por lo que hagan otras fuerzas, mucho menos Podemos".