Las críticas de la bancada de derechas a la nueva medida del Gobierno para limitar la publicidad infantil de dulces y bebidas azucaradas, ha levantado ampollas en el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián.

El parlamentario ha acusado a los partidos de derechas de ejercer "odio de clase" cuando "se mofa" de esta cuestión. "La mala alimentación, los dulces, los congelados, la diabetes y el sobrepeso también son una cuestión de clase. Porque desayunar fruta, comer verdura de temporada o cenar pescado fresco es infinitamente más caro que un un bollycao. O que unas patatas congeladas", ha señalado.

En esta línea, Rufián ha asegurado que lo contrario a la pobreza es la justicia: "La libertad es lo contrario al privilegio. La libertad es que independientemente de tu cuenta bancaria tu madre pueda ir a una residencia pública de calidad. O que tu hijo pueda ir a un colegio público de calidad. Esa es la libertad y no elegir entre un tigretón o un bollycao".

El Ministerio de Consumo anunció que prohibirá la publicidad dirigida al público infantil de dulces, helados y otros productos ricos en azúcares y grasas consideras perjudiciales para la OMS.

Una medida que el departamento de Garzón aplicará por la elevada tasa de sobrepeso y obesidad infantil, que en España supera el 40% en niños de entre siete y nueve años. El propio ministro calificó esta situación como "un problema grave de salud pública".