Rocío Monasterio ha denunciado la supuesta "censura" que está sufriendo por ser investigada por la Fiscalía del Tribunal Supremo por un presunto delito de odio tras sus comentarios respecto a los menores extranjeros no acompañados.

"Se pretende amordazar y censurar a un miembro de Vox, que soy yo, por haber dado un paseo por un barrio de Sevilla y haber contado lo que los vecinos nos estaban expresando", ha declarado.

La presidenta de Vox acudió al barrio de Triana y acusó a los menores no acompañados de ser "causa de inseguridad", llegando a decir que "muchas mujeres no se atreven a ir solas por la calle" por ellos.

Hechos que, por el contrario de lo que ha asegurado Monasterio, los vecinos negaron repetidamente.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Andalucía, Lucrecio Fernández, ha señalado que la investigación por parte de la Fiscalía es una medida positiva.

"Romper la convivencia, alentar el odio y la xenofobia... no pueden ser bien recibidos. Lo mejor que podría pasarle a la democracia española es que la actividad política de Vox desapareciera", ha apuntado.