Los reyes de España se han desplazado a Londres para participar este lunes en el funeral de Estado británico a la reina Isabel II, fallecida el pasado 8 de septiembre a los 96 años tras siete décadas en el trono. Además, este domingo, Felipe y Letizia se han personado en la capilla ardiente con los restos mortales de la monarca Isabel II en el Palacio de Westminster.

Ambos han vestido un luto riguroso y han estado acompañados por el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y el embajador de España en Londres, José Pascual Marco.

Tras pasar unos tres minutos en la capilla ardiente, Felipe y Letizia se han retirado, mientras cientos de ciudadanos seguían desfilando ordenadamente ante el féretro para rendir tributo a la soberana, fallecida el pasado 8 de septiembre a los 96 años.

A continuación, los monarcas participarán en una recepción que ofrece el nuevo rey británico, Carlos III, en el Palacio de Buckingham. A esa recepción, a la que asistirán buena parte de los líderes mundiales que participarán en las exequias, también está previsto que acuda el padre de Felipe VI, el rey emérito, quien se habrá desplazado a Londres desde Abu Dabi.

Los reyes, así como el emérito y doña Sofía, también asistirán mañana, lunes, al funeral de Estado por Isabel II en la abadía de Westminster.

Felipe VI y Juan Carlos I

En esa recepción vespertina está previsto que el jefe de Estado coincida con su padre, el rey emérito, quien se habrá desplazado a Londres desde Abu Dabi. También coincidirán en el entierro celebrado el lunes.

Desde hace dos años, cuando Juan Carlos de Borbón fijó su residencia Emiratos Árabes Unidos, no existen imágenes suyas junto a su hijo, aunque sí se vieron en mayo en el palacio de la Zarzuela después de que regresara unos días a España para participar en unas regatas en la localidad gallega de Sanxenxo.

Su respectiva ubicación en ambos actos dependerá de lo que decidan las autoridades británicas, por lo que aún no ha trascendido si el jefe del Estado estará al lado de su predecesor.

Durante la noche del domingo, los reyes se alojarán en la residencia del embajador de España, mientras que los reyes eméritos lo harán en un hotel. La Casa del Rey señaló que la presencia de Juan Carlos I se produce "atendiendo a las invitaciones recibidas en su condición de exjefe de Estado".

Funeral de Estado

Más de 500 jefes de Estado y dignatarios de todo el mundo asistirán al primer funeral de Estado que se oficia en Reino Unido en el siglo XXI. Londres no ha vivido ceremonias similares desde las muertes de Jorge VI en 1952 y del primer ministro Winston Churchill en 1965.

Las exequias por Isabel II suponen el mayor evento con mandatarios extranjeros que ha coordinado el Ministerio de Exteriores británico en tiempos modernos. Está desplegado un dispositivo de seguridad comparable al de los Juegos Olímpicos londinenses de hace diez años.

Todos ellos han sido citados por el rey Carlos III a la recepción previa, y a lo largo de la tarde del domingo los diferentes líderes mundiales han ido llegando al palacio de Buckingham.