El rey emérito recibió una transferencia de 5,5 millones de euros en diciembre de 2008 a través de la Fundación Zagatka, la sociedad que supuestamente utilizó Juan Carlos I para ocultar el cobro de comisiones ilegales durante casi 20 años.

Además de este pago, que se realizó en diciembre de 2008, el monarca recibió cuatro ingresos de 250.000 euros cada uno semanas antes. En ninguna de estas transferencias se aclaró la procedencia del dinero ni del pagador.

Según recoge 'El Confidencial', que ha tenido acceso a varios documentos de la entidad, el dinero quedó depositado en una de las ocho cuentas que tenía la sociedad en Credit Suisse y se utilizó en los años siguientes para pagar vuelos privados y otros gastos del rey emérito.

A pesar del gran volumen de estas transferencias, la entidad bancaria no realizó ninguna investigación para identificar a los pagadores o la procedencia del dinero, aunque en el año 2015 invitó a la supuesta firma instrumental del monarca a cambiar e banco. Entonces, la sociedad pasó a trabajar con Lombard Odier.

El primero de estos ingresos se produjo en marzo de 2008 por un valor de 250.000 euros. En él, solo se especificó que se trataba de una "bonificación" como resultado de "la orden de un cliente". Dos días después, se hizo una transferencia por el mismo valor y el mismo concepto. Entonces, los activos líquidos crecieron hasta los 505.039 y horas después disminuyeron porque el dinero fue invertido en un fideicomiso.

El dinero utilizó en los años siguientes para pagar vuelos privados, hoteles y regalos, entre otros gastos de Juan Carlos I

En julio de 2008, cuando solo quedaban 692,3 euros, la cuenta recibió otros dos ingresos de 250.000 euros cada uno. Pero esta cuantía volvió a salir rápidamente porque un día después los 500.000 euros fueron, de nuevo, invertidos en el mismo fideicomiso.

Pero la mayor entrada de dinero se produjo en diciembre de 2008, cuando en un solo movimiento fueron ingresados en la misma cuenta 5,5 millones de euros. Como en las veces anteriores, no se declaró ni el lugar de procedencia de esta cuantía y el dinero fue desapareciendo del depósito. Esta vez, par comprar acciones de grandes cotizada en distintas operaciones.

Este dinero fue utilizado para pagar vuelos privados, estancias en hoteles y regalos del rey, entre otros gastos. La documentación a la que ha tenido acceso 'El Confidencial' también revela que retiradas de dinero por un valor de 100.000 euros. Hace tan solo dos años, en agosto de 2018, todavía quedaban en dicha sociedad casi 8 millones de euros.

El fiscal Yves Bertossa, que investiga la presunta circulación de dinero irregular del rey en Suiza, interrogó a Álvaro de Orleans sobre la procedencia de las transferencias detalladas en octubre de 2018. Sin embargo, el primo del monarca aseguró que no recordaba "el detalle" de las operaciones.

El propio Álvaro de Orleans ha remitido un comunicado a laSexta en el que asegura que es "fundador y único propietario" de la citada Fundación Zagatka y que esta "jamás ha albergado dinero del rey emérito". Niega asimismo que se trate de una "sociedad pantalla o una sociedad instrumental presuntamente ilícita o esté acusada de serlo".

En su nota, Orleans precisa que que dicha fundación se creó para gestionar una parte de su propio patrimonio y "materializar su ayuda a la Casa Real". En este sentido, señala que, a través de la misma, "prestó ayuda económica para financiar algunos vuelos privados y gastos de viaje derivados, así como algún regalo puntual" a Juan Carlos I.