El rey emérito habría transferido 150.000 euros desde Suiza a Corinna Larsen para pagar regalos que esta compró por él con su propia tarjeta de crédito. Un movimiento de fondos que la Fiscalía suiza investiga como una supuesta operación de blanqueo de la fortuna de Juan Carlos I en ese país y cuyo justificante bancario publica este jueves 'El Mundo'.

El fiscal de Ginebra, Yves Bertossa, preguntó a Corinna al respecto en 2018 y esta explicó que se trataba de un reembolso de gastos del monarca que ella había adelantado de su bolsillo. En este sentido, relató que el rey en ocasiones le pedía que comprara regalos para otras personas, que ella adquiría con su tarjeta de crédito personal. "Yo pagaba y luego él me devolvía el dinero", indicó.

De acuerdo con el citado medio, el exjefe del Estado utilizó para llevar a cabo este movimiento de 150.000 euros una fundación con sede en Liechtenstein, a nombre de su primo Álvaro de Orleans, la Fundación Zagatka.

En aquella declaración de 2018, Corinna dijo que el exjefe del Estado le había explicado que esa fundación le pertenecía y que incluso le mostró un perfil de inversión de la misma. La empresaria, que afirmó ignorar si dicha fundación había financiado muchos de los viajes que realizó junto al monarca, sí confirmó haber realizado viajes "por valor de 2,9 millones de euros".

El periodista Esteban Urreiztieta, que firma esta información junto a Ángela Martialay, ha explicado en Al Rojo Vivo que, efectivamente, el fiscal Bertossa sospecha que el rey emérito blanqueó de esta forma su fortuna en Suiza. "Se lo preguntó abiertamente a Corinna, que por qué operaban de esta manera: si Juan Carlos quería comprar algo, por qué no lo hacía directamente y por qué la utilizaba a ella, que pagaba esos regalos con su tarjeta de crédito personal", ha dicho.

"Esas operaciones las instrumentaba Don Juan Carlos a través de una de sus fundaciones opacas, la Fundación Zagatka, que gestiona su primo Álvaro de Orleans", ha resumido. Estos hechos, ha apuntado, corresponden al año 2010, cuando "el rey Juan Carlos era jefe del Estado y, por lo tanto, inviolable".

Orleans niega que hubiera dinero del rey en Zagatka

Aunque Corinna insistió en que la fundación pertenecía al rey emérito, otro de los investigados, Dante Canónica, señaló que el beneficiario es Álvaro de Orleans y no Juan Carlos I. En la Fundación Zagatka, creada en 2003, el emérito aparece como tercer beneficiario y el actual monarca, Felipe VI, como el cuarto. Extremo que este aseguró desconocer cuando renunció a la herencia de su padre en marzo.

El propio Orleans, en declaraciones a 'El Mundo', sostiene que la fundación en cuestión le pertenece única y exclusivamente a él y la desvincula de la Fundación Lucum -con sede en Panamá-, que el rey emérito utilizó, presuntamente, para ocultar el dinero de las comisiones percibidas por su mediación en el AVE a La Meca.

Dicho medio, no obstante, cita fuentes del entorno de Orleans que confirman que desde esa fundación se prestó ayuda económica a Juan Carlos I para financiar viajes y "algún regalo puntual". Sin embargo, el primo del rey niega que la fundación o sus cuentas hayan albergado dinero de Juan Carlos I.