Tras dos semanas ya se conoce el paradero del rey emérito. Juan Carlos I se encuentra los Emiratos Árabes Unidos, según ha comunicado el propio rey emérito a Casa Real. "S.M. el Rey Don Juan Carlos ha indicado a la Casa de Su Majestad el Rey que comunique que el pasado día 3 del presente mes de agosto se trasladó a Emiratos Arabes Unidos, donde permanece en la actualidad", afirman en un comunicado desde Zarzuela.

La única imagen que hemos visto hasta ahora del rey emérito le situaba bajando de un avión en Abu Dabi, algo que ya adelantó el pasado 3 de agosto Edu Aguirre en El Chiringuito. Tal y como advirtió Pedro Sánchez, ha sido el propio afectado el que ha dado indicaciones para que esta información se hiciera pública. El comunicado no añade nada más, ni indica si su idea es permanecer en aquel país.

La salida de España de Juan Carlos I se conoció el pasado 3 de agosto. Desde entonces mucho se ha especulado sobre su paradero, que hasta ahora no había sido confirmado ni por Casa Real ni por el Gobierno. El propio rey emérito anunció su marcha de España a través de un comunicado en el que afirmaba que tomaba la decisión "con profundo sentimiento, pero con gran serenidad". Según añadía el texto, el actual monarca le transmitía al rey emérito "su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión".

Una decisión fruto de un acuerdo privado entre padre e hijo. El objetivo de Felipe VI habría sido que su padre tomara la decisión de forma voluntaria. Y así consta en la carta que escribió don Juan Carlos a su hijo. La decisión fue tomada tras varias semanas, después de barajarse varias opciones para minimizar el daño a la monarquía. Sobre la mesa la que finalmente se adoptó: que el rey emérito abandonara el Palacio de la Zarzuela, la casa en la que llevaba viviendo 58 años.

Los frentes judiciales del rey emérito

Juan Carlos I tiene actualmente varios frentes judiciales abiertos, razones que han motivado su marcha. En primer lugar, la Fiscalía suiza investiga los supuestos fondos ilícitos que el rey emérito habría ocultado a través de testaferros y diferentes sociedades.

En segundo lugar, la investigación abierta por parte de la Fiscalía del Supremo en España para dilucidar, entre otras cuestiones, si recibió una presunta comisión de 65 millones de euros por la adjudicación del AVE a la Meca. Las autoridades fiscales quieren determinar si a partir de 2014, una vez que abdicó y dejó de ser una figura inviolable, pudo cometer posibles delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal.

Fuentes del Ministerio Fiscal explican que esta decisión de abandonar España no perjudica a la investigación, que en estos momentos se encuentra centrada en el examen de toda la documentación remitida desde Suiza.