La diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, reprendió durante la sesión de este lunes a Mariano Calabuig, parlamentario de Vox, por referirse a ella en masculino. En su intervención, Calabuig apela a Antonelli como "el representante del Partido Socialista", una expresión que repite en diversas ocasiones, aun cuando la diputada le recuerda su identidad.

"Yo soy una diputada. Basta ya de transfobia; se hace intolerable y le pido su amparo para que esto no vuelva a suceder, y que el señor Mariano Calabuig, cuando se dirija a mí, lo haga por mi nombre, que es Carla Delgado Gómez", lanzaba la socialista a la presidenta.

Así, Antonelli parafraseó al político Pedro Zerolo y dejó un último al diputado de la formación de extrema derecha tras su enfado: "En su modelo de sociedad no quepo yo. Pero usted en el mío sí", le recuerda.

Esta intervención logró durante toda la tarde del lunes una fuerte repercusión. En este sentido, uno de los primeros en mostrar su apoyo a la socialista ha sido el diputado de Más País, Íñigo Errejón, que ha denunciado la actitud de Calabuig: "No es el representante. Es LA representante. Y no es el diputado de Vox, sino el tránsfobo de Vox. Son un estercolero moral", escribe en su cuenta de Twitter.

 

El diputado de Vox se disculpa

Por su parte, Calabuig ha querido pedir perdón en su cuenta de Twitter, y asegura haber usado el "masculino genérico, aceptado por la RAE". Asimismo, ha recalcado que "los miembros del PSOE en la comisión son mujeres": "Siento haberla molestado, no ha sido mi intención hacerlo", escribe.

Al hilo de esta cuestión, el diputado ha agregado un párrafo de la RAE en el que explica lo que es el masculino genérico: "Los sustantivos masculinos no solo se emplean para referirse a los individuos de ese sexo, sino también, en los contextos apropiados, para designar la clase que corresponde a todos los individuos de la especie sin distinción de sexos. Gramática, RAE, 2009".

 

En una entrevista en Al Rojo Vivo, Antonelli ha señalado que "las disculpas se dan donde se tienen que dar, a la cara, mirando a los ojos, pero me dio la espalda y se fue".

De la misma forma, la diputada ha denunciado que la presidenta de la comisión en la Asamblea de Madrid, de Ciudadanos, tampoco hizo nada cuando pidió el amparo e incluso "se puede ver el intento de quitarme la palabra". Desde la formación naranja aseguran que la presidenta cumplió al darle la palabra y permitirle expresar su queja y condenan lo ocurrido.