Ante un público entregado, Pedro Sánchez presentó su nuevo proyecto y empezaba avisando: "No soy la misma persona que hace dos años y medio". Cambiado, asume propuestas de Podemos: "Tenemos que abordar el debate sobre la renta básica universal". Una medida que antes criticaba: "Desde el punto de vista presupuestario es inviable y genera rechazo social".

Gira también en su visión del Estado y ahora habla de "carácter plurinacional del Estado español", habla de diferentes naciones, cuando antes, solo había una y con una inmensa bandera defendía su unidad.

Cambios para acercarse a la izquierda y crear "una gran alianza de fuerzas progresistas", que antes descartaba así: "Ni antes ni después del PSOE va a pactar con el populismo".

Cuando pudo prefirió a Ciudadanos, una versatilidad que sorprende a Lamban: "Vimos una versión de Pedro Sánchez absolutamente roja y radicalizada como nunca lo habíamos visto jamás". Desde la gestora creen que estos cambios son solo estrategia de cara a las primarias.